Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un tarraconense en la Copa Ryder de Pitch&Putt

David Solé, campeón del mundo, formará parte de la selección europea que competirá en Chile contra América

Raúl Cosano

Whatsapp
David Solé, en el Club de Golf Costa Dorada, uno de los campos en los que entrena. Foto: Pere Ferré

David Solé, en el Club de Golf Costa Dorada, uno de los campos en los que entrena. Foto: Pere Ferré

David Solé (Tarragona, 1978) es todo un campeón del mundo y subcampeón de Europa. De la mano de la selección catalana, entre 2005 y 2009 fue toda una institución en el Pitch&Putt, esa versión reducida del golf, acaso más popular, ágil y accesible, que ha ido granjeándose fama y federados en los últimos años. Le faltaba, en su granado palmarés internacional, un hito como el que acaba de conseguir. En marzo competirá en Puerto Velero (Chile) en el Torneo Fernando Morgado, la primera edición de la considerada Ryder Cup de esta especialidad.

Formará parte de la selección europea que se verá las caras con la de Sudamérica en un duelo intercontinental por todo lo alto. «Haber podido entrar es un sueño. Hace sólo un tiempo pensaba que era imposible formar parte de este combinado europeo, así que el orgullo es máximo», reconoce el jugador. Seis irlandeses y cuatro catalanes formarán parte de la selección, que aglutina a los mejores de las principales potencias europeas de la especialidad, allí donde hay más federados. A ellos se le añadirá probablemente en la lista un jugador esloveno.

Solé se ha ganado su billete para este torneo gracias a un espléndido rendimiento en 2017. Fue el segundo mejor jugador del año de todo el ranking absoluto de la Federació Catalana, que engloba todas las clasificaciones de los torneos que se disputan, todo un premio a la regularidad en el rendimiento. Ganó, en Guissona, una prueba del Campeonato de Catalunya y fue quinto en el Catalán Matchplay, una de las modalidades que se practican, logros que le permitieron acabar el año entre los mejores de Catalunya y acceder a la selección continental.

No es baladí ese botín, teniendo en cuenta la altísima competencia. El Pitch&Putt es cada vez más conocido. Actualmente hay unos 13.000 jugadores federados en Catalunya, aunque en 2009 se llegaron a superar los 16.000, antes de que la crisis económica mermara el número. 

David competirá los días 16, 17 y 18 de marzo en Chile, en una competición en la que Europa parte como clara favorita. «Es la primera edición de este torneo, que busca promocionar este deporte en Sudamérica y ganar adeptos». Pero no quedan ahí sus desafíos para 2018. Está en la preselección para ir al Campeonato de Europa. La criba se realizará en junio en Bilbao. «El reto es seguir compitiendo en torneos de Catalunya como lo hice el año pasado y mantener el nivel», cuenta él, que después de unos años de parón por motivos laborales e incursiones en torneos sociales de perfil menor, regresó por todo lo alto: «Siempre dije que algún día volvería. Empecé a probar de nuevo y fui mejorando poco a poco hasta llegar hasta aquí». 

David tiene licencia federativa de Pitch&Putt desde 2001. Patrocinado por Camping Creixell, entrena en campos como el Pitch & Putt Cambrils o el Costa Dorada, en Tarragona. Antes de dejarse atrapar por completo por esta modalidad, David, con genética de deportista, probó con el baloncesto y con el fútbol. Con 16 años llegó a jugar en el Juvenil del Nàstic y entrenó con el primer equipo. Entre 2006 y 2007 alcanzó la elite del Pitch&Putt. Tras ser campeón del mundo y subcampeón de Europa, se desconectó casi una década pero volvió en 2017 recuperando su mejor nivel. 

A David se le puede ver casi cada fin de semana por los campos de golf de Catalunya, en una intensa gira que, de momento, le llevará a Chile, otra cita internacional de relumbrón, la Ryder Cup del deporte de sus amores. 

 

Temas

Comentarios

Lea También