Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Orgullosos de su carrera conjunta

Un vínculo más allá de lo futbolístico

Los gemelos Víctor y Edgar Bartolomé, a sus 25 años, han jugado siempre juntos. Actualmente militan en el Remolins-Bítem

Gerard Virgili

Whatsapp
En la imagen los gemelos que juegan con el Remolins-Bítem

En la imagen los gemelos que juegan con el Remolins-Bítem

Los hermanos Gabriel y Diego Milito en el Zaragoza, Frank y Ronald de Boer en el Barcelona o Santi, Enric y Ramon Coch en el Nàstic han tenido la suerte de defender durante un tiempo los mismos colores. En una etapa de sus respectivas trayectorias pudieron formar parte de un proyecto común, y escribir así una página de su carrera deportiva el uno junto al otro. El caso de los gemelos Víctor y Edgar Bartolomé Escudero, dos tortosinos de 25 años, va un paso más allá: ambos han pasado por los mismos equipos desde que, de pequeños, tuvieron su primer contacto con el balón. 

Oír hablar a los gemelos Bartolomé es escuchar a dos hermanos orgullosos de su carrera conjunta. Ésta arrancó cuando solamente tenían tres años, cuando sus padres decidieron apuntarles al Dertusa, club que más tarde se fusionaría con el CD Tortosa. Edgar recuerda sus inicios en la entidad tortosina y la afición por el balompié que se respiraba en casa: «De niños ya teníamos más de una pelota, no tengo recuerdos en los que no hubiera una. En el Dertusa, donde jugábamos de delanteros, Víctor y yo siempre nos la pasábamos hasta marcar», explica.

Y desde entonces, tal como cuenta Víctor, han sido un pack. Han pasado por las filas del Ebre Escola, del Cambrils y del Amposta, en las categorías inferiores. En este tiempo, ambos abandonaron la posición de delantero: Víctor pasó a la defensa en su etapa como alevín, mientras que Edgar fue derivado al medio del campo. 

Más adelante, llegó uno de los momentos más especiales de su carrera, y es que sus dos años como juveniles del Tortosa les dejaron muy buen recuerdo: «En el primer año conseguimos subir a nacional, y en esta categoría entendimos el alto nivel que había», explican. «Coincidimos en esta liga con muy buenos futbolistas como Gerard Moreno, que está ahora en el Espanyol. Él solo nos hizo cuatro goles, y nos dimos cuenta de la calidad de algunos de estos jugadores». 

Este año, Víctor y Edgar han iniciado su quinta temporada consecutiva en el Remolins-Bítem, club que les ha visto crecer. Y desde la pasada campaña, vuelven a jugar en la misma posición: «El año pasado cambiaron de posición a Edgar», afirma su hermano. «Ahora jugamos los dos de centrales». 

Edgar, que por las necesidades del equipo tuvo que cambiar su rol sobre el césped, cuenta lo que supone compartir espacio en el campo con su gemelo: «Jugamos muy cómodos y muy a gusto, se nota la complicidad que tenemos», asegura. 

Víctor ha estudiado Ingeniería Mecánica y Edgar ha preferido Derecho, pero mantienen el fútbol como forma de aislarse de todo lo demás: «Es una forma de pasarlo bien, más que una afición», explican. Su pasión por el balompié llegó a sus vidas a muy temprana edad, impulsada por una familia que les ha apoyado siempre, y se ha mantenido a lo largo de los años cimentada por su especial sintonía dentro de los terrenos de juego. 

Hasta ahora, han podido jugar juntos. Lo que les depare el futuro está aún por conocerse, aunque Víctor lo tiene claro: «En Remolins-Bítem estamos muy bien, es un club muy familiar y acogedor. Nunca se sabe pero, si fuera por nosotros, nos quedaríamos juntos jugando aquí». 

Su historia, hasta ahora, ya habla por sí sola: es la de dos hermanos que han tenido la oportunidad de disfrutar juntos del fútbol, que han encontrado el uno en el otro un apoyo incondicional y que, mientras las circunstancias se lo permitan, seguirán haciendo del césped su punto de encuentro.  

Temas

Comentarios

Lea También