Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una carta más para la baraja táctica de Vicente Moreno

El técnico grana ha aprovechado el 'stage' en la Vall d´en Bas para añadir la defensa de tres como recurso para la temporada

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Xavi Molina y Zahibo tratan de arrebatarle el esférico a un jugador del Girona. Foto: Marc Martí/Diari de Girona

Xavi Molina y Zahibo tratan de arrebatarle el esférico a un jugador del Girona. Foto: Marc Martí/Diari de Girona

El técnico del Nàstic, Vicente Moreno, ha aprovechado este segundo ‘stage’ de pretemporada en Olot para ampliar el catálogo de recursos tácticos. El año pasado, el preparador valenciano utilizó dos sistemas principalmente (4-2-3-1 y 4-3-3). Para esta temporada quiere incorporar el 3-4-3. Moreno ya coqueteó con este dibujo el curso anterior. Pero estaba demasiado verde como para aferrarse a él. Los esquemas se trabajan en verano. Durante el año, entre recuperaciones y partidos, queda poco espacio para innovar todo un sistema de juego.

La planificación de la pretemporada grana contaba ya con una semana de dedicación casi exclusiva a entender y practicar los entresijos de la defensa de tres. El ‘stage’ en la Vall d’en Bas fue el periodo escogido. Que esa estancia finalizara con un amistoso ante el Girona, uno de los equipos que dominan el sistema, no fue casual. «Hay que ser humilde y fijarte en la gente que hace bien las cosas», decía el técnico al finalizar el partido en Montilivi. Medirse al conjunto de Pablo Machín con sus propias armas permite sopesar en qué punto de dominio de la táctica está el equipo. A juzgar por las palabras de Moreno, los jugadores superaron el examen con nota. «Hemos estado mejor que ellos en muchos minutos del partido», comentaba el valenciano.

Rasgos positivos

Se vio en la presión en campo contrario. Alta y coral. Permitió robar algunos balones que de estar más precisos arriba, hubieran mejorado la impresión que dejó el partido. Todavía se vieron desajustes. Especialmente en los dos carriles. Son los que más sufren. Deben duplicar esfuerzos para llegar a la línea de fondo de los dos campos. Los tres centrales (ayer Suzuki, Lopo y Molina) se entendieron y más allá de alguna acción en la que fueron superados por jugadas individuales, dieron sensación de ir por buen camino.

Deberán trabajar en la zona de la mediapunta. La acumulación de jugadores debe dejar claro qué espacio ocupa cada uno y las alternancias dentro de ese área.

Satisfecho con el rendimiento del sistema, Moreno lo incluyó definitivamente en su manual de juego. Aumenta así la capacidad de sorprender al rival. Cuanto más recursos, el contrario tiene menos posibilidades de predecir el juego y prevenirlo.

Desde que llegó al Nàstic la evolución del equipo y del propio entrenador valenciano ha sido constante. No ha parado de introducir variantes y adaptarse a todas las circunstancias. Este curso quiere dar un salto táctico más.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También