Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Una segunda vuelta de ascenso

El Nàstic cierra la primera vuelta del campeonato como colista con 18 puntos y a 5 de la salvación

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Foto: La Verdad

Foto: La Verdad

Los seguidores del Nàstic comienzan a sacar la calculadora. Será su herramienta hasta final de temporada y su aliada en la conservación de la esperanza. A ella se aferran en busca de unos números verdes que alimenten el espíritu de la remontada. Los cálculos que ofrezcan una fórmula que sitúe al Nàstic fuera de los cuatro puestos de descenso es lo poco que tienen ahora mismo.

El equipo sigue sin responder a las expectativas. Ni con los fichajes se tiene suficiente para ganar. El empate del equipo de Juan Merino ante el UCAM Murcia fue un golpe inesperado. Se confiaba en lograr los tres puntos ante un rival directo. Les hubiera permitido abandonar el molesto farolillo rojo y acercarse al grupo de conjuntos que se mueven en la franja de la permanencia. La expulsión de Ike Uche y un nuevo despiste defensivo privó al conjunto granate del triunfo.

El 1-1 deja al cuadro tarraconense en una situación límite. Con la primera vuelta finiquitada, los granas suman 18 puntos. Es la segunda peor vuelta de su historia en la categoría de plata, contando sus participaciones en la competición de 22 equipos y 42 jornadas.

Únicamente la temporada 2011-12, que acabó con el descenso a Segunda B, tuvo una puntuación más mala en el primer tramo del campeonato. En esa ocasión se lograron 16 puntos en los primeros 21 partidos disputados.

En el curso 2001-02, el Nàstic cerró el primer tramo de la competición con 18 puntos. Mejoró en la segunda vuelta hasta llegar a los 49 puntos, pero fueron insuficientes para salvar la categoría. La línea de la permanencia quedó establecida en los 50 puntos. La cifra sobre la que habitualmente suele fijarse la salvación.

El empate en La Condomina deja al conjunto de Juan Merino a cinco puntos de la salvación. No es una distancia insalvable. Quedan 63 puntos en juego y necesitan 32 para alcanzar los 50 puntos. Algo más de la mitad de los puntos. O lo que es lo mismo, once victorias. Todos los partidos del Nou Estadi.

¿Qué antecedentes hay en las nueve temporadas en las que el Nàstic ha participado en la Segunda de 22 equipos? El Nàstic ha superado ha cerrado una vuelta sumando 32 o más puntos en seis ocasiones. Las dos de la pasada temporada (33 en la primera y 38 en la segunda), las dos del año del ascenso a Primera (32 y 44 puntos), la primera de la 2009-10 (32 puntos) y la primera de la 2004-05 (32 puntos).

La fórmula no es fácil. La sensación es que la plantilla ha mejorado con los fichajes, pero aún le queda para generar confianza.

Se puede encontrar aspectos positivos. Hay que buscarlos en la especulación. Es fácil intuir una mejora en la segunda vuelta. No se puede hacer mucho peor. Solamente con una incidencia positiva en el equipo de los fichajes invernales se puede aumentar los 18 puntos.

El cambio de entrenador no ha invertido la dinámica todavía. Merino confía en poder hacerlo, aunque empieza a pensar que no lo hará con las piezas actuales, sino que necesitará más incorporaciones para resolver sus incontables problemas. La dirección deportiva peina el mercado a ña caza de como mínimo un extremo.

Temas

  • DEPORTES

Lea También