Deportes Segunda B

‘Verbena arbitral’, a las primeras de cambio

Fútbol. El entrenador del Nàstic, Toni Seligrat, muestra su disgusto con las últimas decisiones arbitrales que han echado por tierra el buen trabajo de su equipo

Jaume Aparicio

Whatsapp
Alfredo Ramo expulsó a Bonilla por decirle a su asistente ‘esto es una verbena’. FOTO: NÀSTIC

Alfredo Ramo expulsó a Bonilla por decirle a su asistente ‘esto es una verbena’. FOTO: NÀSTIC

En apenas diez días el colectivo arbitral ha conseguido sacar de quicio al Nàstic. Un récord incluso para el estamento más oscuro de todo el fútbol estatal. Rodrigo Sánchez ante el Ebro, Sergio Pérez frente al Barça B y Alfredo Ramo en Llagostera han tomado decisiones gravemente perjudiciales para los intereses granas. En Zaragoza el gol anulado a Trilles por fuera de juego inexistente no tuvo repercusión, puesto que el Nàstic superó la ronda, pero el penalti claro de Comas a Gerard Oliva no señalado en el Estadi Johan Cruyff o la expulsión de Bonilla y penalti en Llagostera han costado dos derrotas inmerecidas. «Poco les puedo decir a mis jugadores», admitía ayer el técnico Toni Seligrat satisfecho con el rendimiento de sus futbolistas. «El jueves hicieron un partido muy bueno, jugando mejor que ellos en un estadio que el Llagostera sabe aprovechar al máximo y ante el Barça B no nos disparó a puerta, pero nos han marcado tres goles», se lamentaba el de Torrent.

Su mirada, como la de todos los seguidores granas, se centraba en la labor arbitral. «Están cometiendo errores que afectan al resultado», aseguraba el técnico grana indignado que ponía de ejemplo la expulsión de Bonilla. «Cuando le expulsan, delante mío, le pregunto a Javi qué ha dicho. ‘Esto es una verbena’, me responde. A veces, con tantas revoluciones los jugadores se olvidan de decir cosas, pero luego leo el acta arbitral y pone exactamente eso. ¿Eso es roja», se cuestionaba Seligrat que espera una sanción mínima de un partido que le permitiría jugar ante el Badalona este fin de semana. Si el Comité de Competición impone al soriano más de cuatro partidos sí que afectaría a la liga. Algo que parece remoto.

Lo que está claro es que el Nàstic espera que los errores colegiales no le cuesten más puntos. Porque la victoria no puede demorarse mucho más. Y eso espera el entrenador valenciano. «A un partido el fútbol no siempre es justo, pero en una liga sí. Viendo al equipo, lo que hace, estoy convencido de que más pronto que tarde revertiremos la situación».

Aunque el preparador de Torrent aseguraba no estar preocupado porque ve a un equipo «que hace muchas cosas bien y con buena actitud» , sabe que mañana ante el Badalona es el día. «Necesitamos ganar ya», admitía Seligrat respecto a ese choque. El técnico habló muy bien del conjunto barcelonés al que identificó plenamente con su entrenador, Manolo González: «Me gusta mucho como trabaja y sus equipos. Saben a lo que juega. Un 1-5-4-1, con las líneas muy juntas y muy vertical que trabaja la recuperación de ataque rápida y explosiva. Es un rival muy difícil de ganar».

Hará falta ver en qué punto físico llegan los futbolistas después del desgaste inútil que supusieron los 120 minutos de Copa RFEF en Llagostera. «Hay jugadores que estuvieron el domingo y ayer y eso juega en su contra, pero espero que las ganas de ganar compensen el cansancio», dijo Seligrat. A quien seguro que le pasa factura es a Fran Carbia que se retiró lesionado de Llagostera. «Tiene un esguince en el tobillo, veremos qué grado. Hay más futbolistas tocados por las secuelas de la batalla pero tenemos una plantilla suficiente para sacar el domingo un once altamente competitivo», explicó el entrenador del Gimnàstic.

Wilfred, ausente en Copa RFEF, también arrastra alguna molestia, pero Seligrat se muestra tranquilo. «Tenemos a Wilfred, Gonzi y a Dani Parra, tres porteros de altísimo nivel para Segunda B. Nunca me había pasado. Así que salga el que salga estaré tranquilo».

Temas

Comentarios

Lea También