Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Viaje hacia la eternidad

El Reus quiere escribir este domingo, a partir de las 18.00 horas, la página más brillante de la historia del club con una victoria en Lleida, que certifique su clasificación matemática para el play off a Segunda A
Whatsapp
Los jugadores del CF Reus celebran la victoria del pasado domingo ante el Alcoyano con los aficionados.  Foto: Alba Mariné

Los jugadores del CF Reus celebran la victoria del pasado domingo ante el Alcoyano con los aficionados. Foto: Alba Mariné

Pensarán los más optimistas que sólo queda dar un paso. Los realistas contestarán que el paso resulta gigante. Los dos llevan razón, en parte. En la disyuntiva actual del Reus, no hay espacio para los pesimistas.

La gloria se ve tan cerca que cuesta poco imaginársela. Lo cierto es que el Reus emprende el viaje hacia su sueño con el rostro repleto de entusiasmo. Son días de esperanza, el entorno los vive con una sonrisa permanente. La historia llama a la puerta del club. También a la de un equipo que ha transitado por un camino repleto de piedras, que ha sufrido idas y venidas constantes, pero que se ha levantado a tiempo para regalar días como éste. En Lleida, el Reus quiere escribir su página más brillante. El libro honorífico anda preparado. Sólo restan tres puntos de significado decisivo.

El play off de ascenso a Segunda A se veía muy lejano hace poco más de un año. Era tierra prohibida. Sólo en 2012, aquel equipo entusiasta que dirigía Santi Castillejo se acercó extraordinariamente a él. El actual de Natxo ha rizado el rizo. Se ha colocado en el privilegio y sólo depende de su comportamiento para ofrecer la lucha por el ascenso. Su tercera plaza actual le otorga ese honor. Si gana en Lleida, cumplirá el desafío de forma matemática. Hay trampa, porque el rival no está para bromas.

El Lleida de Imanol Idiákez se ha caído en los dos últimos meses cuando estaba predestinado incluso a pelear por el campeonato. Suma cuatro de los últimos 21 puntos y ha necesitado refugiarse en Prades durante toda la semana para huir del ruido exterior. Su quinta posición le obliga a relacionarse con el éxito para no decir adiós al play off. Si cede ante el Reus su consumará esa particular pesadilla.

La necesidad prácticamente llama a los dos protagonistas en partes iguales. La diferencia se encuentra en las dinámicas. El Reus, ahora mismo, convive con esa pose feliz que le permite muchas licencias. Disfruta de ese estado genial que llama al éxito, en algunas ocasiones, hasta por inercia. Se siente cómodo en distintos registros. Exhibe poder con el dominio del juego, aunque no le asusta convertir los partidos en intercambio de golpes. Ganó en Valencia acudiendo al control. Lo hizo ante Alcoyano a base de derechazos.

El Lleida, en cambio, necesita gestionar ese perfil ansioso que ha adoptado en las últimas semanas. Cuidado. Al rival rojinegro no se le ha podido olvidar jugar al fútbol. El Lleida se expresa especialmente bien con la pelota. Si gobierna el juego puede renacer. Lo demostró en la primera vuelta cuando arañó un empate en el Estadi, aunque aquel día los ilerdenses merecieron algo más.

Natxo no va a encontrar dificultades para diseñar un once poderoso. Sus futbolistas disfrutan de salud. Todos han decidido dar un paso al frente para poder ayudar en tiempos de bonanza. Todos quieren jugar en Lleida. Sólo once elegidos podrán hacerlo, aunque que nadie se olvide del resto. Empujarán desde fuera para viajar hacia la eternidad.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También