Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vicente Moreno es una realidad

El Gimnàstic hace oficial la renovación del técnico valenciano que regresa a Segunda división tres años después de su debut en el Xerez
Whatsapp
El entrenador valenciano ha conseguido el deseado ascenso a Segunda división en la temporada 2014-15 con el Nàstic. Foto: Lluís Milián

El entrenador valenciano ha conseguido el deseado ascenso a Segunda división en la temporada 2014-15 con el Nàstic. Foto: Lluís Milián

Desde César Ferrando, en la temporada 2008-09 ningún entrenador había logrado completar una campaña de principio a fin al frente del Gimnàstic. Hasta Vicente Moreno. Los vaivenes económicos y los sobresaltos deportivos hacían que el banquillo del Nou Estadi fuera un reguero inacabable de técnicos. Lo que uno empezaba lo acababa otro. A Ferrando le siguió Luis César. Tras el gallego llegó Juan Carlos Oliva, al que sucedió Jorge D’Alessandro, con el que el equipo tocó el pozo de Segunda. Kiko Ramírez arrancó la nueva etapa en Segunda B. Aguantó hasta la jornada nueve que le relevó Javi Salamero.

El segundo proyecto grana en Segunda B tenía tres candidatos. Santi Castillejo contaba con el respaldo del presidente Josep Maria Andreu, Martín Posse era del agrado de Rodri (Promoesport) mientras que la baza de Vicente Moreno era el enorme conocimiento y la confianza ciega de su excompañero en el Xerez y director deportivo grana, Emilio Viqueira, en sus habilidades. Tuvo reuniones en Tarragona antes de que el club se decidiera por el técnico navarro. Una decisión que el entrenador valenciano entendió. Castillejo aunaba experiencia en la categoría y un esplendoroso pasado con la camiseta grana. Moreno dio un paso atrás. Casi se olvidó del tren grana mientras buceaba entre partidos y más partidos de Segunda B, juveniles, cadetes, infantiles, etc. del Levante. El puesto de seleccionador Sub-18 de la comunidad valenciana le permitía saciar parte de esa imperiosa necesidad de entrenar a la espera de una llamada. Esta llegó a finales de octubre. De nuevo, la locomotora del Nàstic estacionaba frente a su casa. El cese de Castillejo y la imposibilidad de Martín Posse de coger el equipo porque ya había entrenado a L’Hospitalet, despejó el camino al de Massanassa. Era su oportunidad para volver a sentir el gusanillo de la competición que le había acompañado durante sus 17 años como jugador profesional.

Vicente Moreno ha sabido dotar al club de estabilidad deportiva gracias a una idea futbolística que gusta, acorde con la mentalidad del club grana y, lo más importante, con resultados. En total 40 victorias, 24 empates y 12 derrotas entre liga, play-off y Copa del Rey. Además de un título de campeón del grupo 3 de Segunda B (la sanción por alineación indebida ante el At. Baleares le dejó sin el segundo) y un ascenso a Segunda es el balance de un entrenador que ha sabido hacerse con el club, el equipo y la ciudad.

Nadie dudaba de su continuidad al frente del Gimnàstic en el retorno a Segunda división, pero había que refrendarlo con el acuerdo definitivo. El club hizo oficial ayer esa continuidad esperada para le temporada 2015-16.

 

Lago, decisión inmediata

Una de las primeras decisiones que deberá tomar Vicente Moreno junto con Emilio Viqueira será dictaminar si el club renueva a Lago Júnior o prescinde del futbolista africano. Será un asunto rápido. Entre hoy y mañana, ya que ninguna de las dos partes está dispuesta a alargar la situación.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También