Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Victoria amable del Reus

Los de Natxo González fueron superiores a un rival de inferior categoría

Redacció

Whatsapp
Albert Benito persigue un balón durant el partido. Foto: cf reus

Albert Benito persigue un balón durant el partido. Foto: cf reus

El Reus cerró su segundo test de pretemporada con una victoria amable ante el Villarreal C, rival de Tercera División, al que dominó con claridad en el primer tiempo y contuvo con solvencia en el segundo. Los rojinegros, con el cansancio lógico de casi tres semanas de preparación intensa, todavía no han alcanzado ese punto ideal de forma, aunque se encuentran en el camino. Con victorias seguramente la confianza en el equipo aumentará y los conceptos que Natxo González pretende inculcar a sus jugadores puedan asimilarse mejor.

No tardó mucho el Reus en ponerse por delante. Desde el arranque exhibió dominino en el juego y Jorge Miramón, uno de los recién llegados a la plantilla, se inventó un golazo para abrir el resultado. Con un disparo lejano mandó la pelota al ángulo del arquero local Fuoli, que apenas pudo responder con una intervención milagrosa. El 0-1 consolidó todavía más la propuesta del Reus, superior en casi todos los aspectos del juego.

Vítor, al poste

Las ocasiones fueron cayendo por su propio peso, por ejemplo con un disparo también lejano del luso Vítor, ayer titular tras no jugar en Ascó. El balón se estrelló con la madera.

Los rojinegros carecieron de contundencia ante el marco rival para aumentar esa ventaja inicial. Ricardo cabeceó sin suerte ante Fuoli y el lateral Migue García tampoco pudo superar al meta local en un mano a mano que parecía claro para anotar el segundo gol reusense. En cambio, en el otro área, Edgar Badia vivió más tranquilo.

Más contención

Los cambios y el cansancio provocaron que el segundo tiempo careciera de continuidad en el juego y no aparecieron con frencuencia las ocasiones en las dos áreas. El Reus volvió a acertar pronto, esta vez desde el punto fatídico. Jorge Díaz provocó el penalti y Edgar Hernández lo culminó para sellar el resultado que iba a convertirse en definitivo.

La peor amenaza para el Reus fue un disparo al larguero del jugador castellonense Villa. Oribe, Máyor y Edgar Hernández también se acercaron de nuevo al gol, aunque sin suerte.

El Reus confirmó su primera victoria en la preparación. Este fin de semana disputará su primer encuentro oficial. Lo hará en Vilafranca, con motivo de la Copa Catalunya, una competición con título certificado, aunque los equipos la aprovechan para seguir con su rodaje veraniego. El partido se disputará en la localidad del Penedès tal y como sucedió el año pasado.

 

esports@diaridetarragona.com

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También