Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Baloncesto

Viejas glorias de La Salle Reus reviven

Media de edad elevada y miles de historias a sus espaldas. La pandilla de amigos reusense se ha reunido para jugar en Tercera territorial. Todavía no han perdido un partido

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
La plantilla al completo de La Salle de Reus, que todavía no conoce la derrota en el campeonato territorial.  Foto: Cedida

La plantilla al completo de La Salle de Reus, que todavía no conoce la derrota en el campeonato territorial. Foto: Cedida

La Salle Reus siempre se ha postulado como lugar de culto para el baloncesto reusense. Ha creado escuela, nunca mejor dicho. Por la sección de baloncesto han pasado infinidad de aspirantes a estrellas, algunos de ellos con cierta carrera dentro del baloncesto catalán. Algunos de esos viejos rockeros se han vuelto a reunir con el único fin de matar el gusanillo, aunque en una liga federada.

En realidad se trata de un grupo de 14 amigos que han decidido tomar de nuevo la zamarra amarilla y vestirse de corto. Se trata de Alain Batista, Àlex Esmel, Carles Lucas, Isaac Lucas, Guillem Marcé, Joan Marcé (entrenador), Gerard Folch, Oriol March, Mariano Romero, Sergi Pascual, Alberto Sanjuán, Marc Viñes, Francesc Gras y Eduard Vall, que se han olvidado de complejos para volver a competir. Todavía no conocen la derrota, después de la primera vuelta. En total nueve jornadas de éxitos y eso que la media de edad del equipo se encuentra más cerca de los 40 que de los 30. Estamos hablando de un grupo de entusiastas casi con el apodo de cuarentones a sus espaldas.

La edad, eso sí, no ha impedido la suma de victorias. La última ante el equipo sub-21 del Reus Deportiu. La novena en nueve jornadas, que destacan al equipo de La Salle Reus en su grupo del campeonato de Tercera Territorial.

La boda de Willy

La historia de este grupo de amigos se gestó en la fiesta de boda de Guillem Marcé, a la que acudieron algunos de ellos y manifestaron su ilusión de formar de nuevo equipo. «Algunos de nosotros venimos de ligas de empresas y la City League y teníamos la ilusión de jugar para divertirnos pero algo más en serio», confirma el mismo Marcé, que añade un dato curioso. «Casi todos ya tenemos hijos y nos hacía gracia que nos vieran jugar en activo».

A Willy no le sorprende el nivel que está exhibiendo la escuadra. «Sabíamos que íbamos a competir bien, aunque no para ganarlo todo». Y eso que el secreto de este equipo no se encuentra precisamente en los entrenamientos. No hay sesiones previas. Sólo el disfrute de los domingos.

Temas

  • DEPORTES

Lea También