Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes TENIS

'Vimos movimientos extraños en las gradas y llamamos a los Mossos'

El presidente del CT Tarragona, Pere Lluís Bergadà, reconoce que su club ha sido este año víctima de los amaños y que es una práctica habitual

Raúl Cosano

Whatsapp
El presidente del Club Tennis Tarragona, Pere Lluís Bergadà, sostiene que los amaños son una práctica conocida en el tenis. Foto: Pere Ferré

El presidente del Club Tennis Tarragona, Pere Lluís Bergadà, sostiene que los amaños son una práctica conocida en el tenis. Foto: Pere Ferré

El presidente del Club Tennis Tarragona, Pere Lluís Bergadà, admite que los amaños son una práctica más o menos habitual en el tenis y que su club, como organizador de una competición de categoría Futures este mismo año, fue una de las víctimas de la red desmantelada por la Guardia Civil.

«No es nada desconocido y nosotros lo constatamos en un campeonato. Fuimos testigos de ese movimiento. Es algo que, por desgracia, sucede a menudo en este mundo y nosotros estamos desprotegidos», explica el antiguo delegado en Tarragona de la Federació Catalana de Tennis.

‘Les invitaron a irse’

Bergadà recuerda incluso un episodio concreto y controvertido, sucedido en el Futures, precisamente el certamen bajo sospecha que se disputó en las instalaciones del Club Tennis Tarragona durante el pasado mes de marzo. «Vimos a un grupo de cuatro o cinco personas que venían y se colocaban en la grada. Estaban todo el rato con los móviles, arriba y abajo, y se veía que algo pasaba, que algo extraño había. Nosotros no podemos hacer nada, porque únicamente tenemos sospechas y realmente no sabemos qué están haciendo ahí con los teléfonos, pero lo notificamos a la autoridad pertinente. Acabaron viniendo los Mossos d’Esquadra, les invitaron a que se fueran y se marcharon».

Bergadà sostiene que aquellos individuos acudieron dos días al inicio de la competición. Tras la intervención de Mossos, acabaron abandonando el recinto. «Siguieron viendo los partidos desde la valla. Puede ser que estuvieran compinchados con el jugador de turno y que estuvieran mirando las apuestas durante el partido. Era algo evidentísimo».

El máximo representante del club tarraconense admite que desconoce los nombre de los jugadores y explicar que la organización se encuentra desguarnecida ante este tipo de situaciones: «No podemos hacer nada, salvo llamar a la autoridad, pero lo que está claro es que este mundo existe y es conocido». Añade Bergadà: «No sólo se apuesta a quién ganará el partido, sino a lances del juego como si habrá una doble falta o quién ganará tal punto. Hablamos de jugadores que se buscan la vida. En estos torneos los premios que se entregan son a veces muy justos y hay tenistas que pretenden conseguir ingresos por otra vía». Bergadà lamenta que este tipo de prácticas «desvirtúen la competición y el mismo deporte». «Es algo que sucede y es común. Hay que combatirlo con contundencia», zanja Bergadà.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También