Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vítor vio lo que nadie ve

El majestuoso partido del portugués en el Nou Estadi impulsó al Reus hacia la conquista. El enganche culminó la obra con un gol antológico decisivo

Marc Libiano

Whatsapp
Vítor Silva, en el centro, observa la dirección de la pelota en la acción del 1-2 ante el Nàstic, que él mismo anotó. Foto: CF Reus

Vítor Silva, en el centro, observa la dirección de la pelota en la acción del 1-2 ante el Nàstic, que él mismo anotó. Foto: CF Reus

Vítor Silva dispone de un don; imagina paraísos que nadie ve. Cuando el resto del mundo se conforma con un pase de seguridad, el portugués aclara el paisaje con una bandeja de plata. Descubre caminos con la dulzura de un toque, de apariencia estéril, aunque de influencia crucial en el juego. Su principal virtud se encuentra en el cerebro. Piensa. Medita constantemente sobre el césped. Es un intelectual del fútbol.

Vítor eligió el derbi para disfrutar del foco. Fue responsable. El Reus pedía a gritos el auxilio de sus jugadores diferenciales, en un escenario incómodo, tras cinco fechas sin celebraciones. Contagió entusiasmo con ese fútbol de salón que enloquece a los románticos. Fue como tomar el violín y relamer a los puristas del Liceu, en una noche de frac, con la alfombra roja desplegada en la entrada del majestuoso teatro barcelonés. En eso se convirtió el Nou Estadi de Tarragona, en el mejor teatro para Vítor.

Alfredo González

En las calles de Reus, el gol antológico del portugués se erigió en tema de conversación fetiche. En una bonita forma de alegrar el lunes. En el derbi, no sólo hubo eso. Vítor manejó el juego a su antojo, con la ayuda impoluta de un plan colectivo fascinante, y el apoyo indiscutible de Juan Domínguez, decisivo en la cocina. La mejor virtud del luso tuvo que ver con la frecuencia. Compareció con una continuidad deliciosa. Huyó de la intermitencia. Siempre emergió en zonas muertas, bien perfilado y con ventaja para combinar. Primero descubrió la grieta, luego ejecutó. Fue desahogo para descansar con la pelota. Ante el Nàstic, el Reus defendió más con la posesión que sin ella. Jamás se vio agobiado en el barro de la trinchera. 

Bajo esa expresión despreocupada que le distingue, el enganche se movió con una naturalidad rutinaria. A simple vista parecía que andaba en una sobremesa con amigos de la infancia. En realidad, desnudó el exceso de marketing del derbi y reivindicó las pachangas en el barrio. El fútbol de Vítor es justamente eso.

Y entonces se cumplieron los 84 minutos, con el derbi indefinido, a pecho descubierto y el Nàstic oxigenado tras la igualada de Álvaro Vázquez. El balón tomó el cielo sin rumbo, dejó que los actores decidieran su propia suerte. Cuerpearon primero Máyor y Molina en ese registro en las alcantarillas que nadie valora, pero que ofrece ventajas incuestionables. La caída dividió esta vez a Fran y Kakabadze, peleados toda la tarde en el costado izquierdo. Fran la tocó casi en el alambre, pero sin querer generó la ventaja para una culminación de dibujos animados. Oliver y Benji la hubieran firmado en uno de sus capítulos. 

Nou Estadi

Un golpeo maravilloso
El portugués acompañó la acción y observó como la pelota caía mordida, en una de las esquinas del área. No avisó. Perfiló el cuerpo para golpear de primeras, con la diestra. Vítor entendió, justo después de pegarle, que había atrapado el éxito. La curva del balón congeló los sentidos, dirección al ángulo izquierdo de Dimitrevski. Fue un golazo que adornó una noche de enciclopedia para el ‘6’ del Reus. No es la única desde que llegó, hace cuatro temporadas.

Resulta curioso como el mediapunta ha escogido las grandes citas para exhibir el desequilibrio. Existen un puñado de ejemplos. Anotó el gol ante el Olot, que originó el primer play off de ascenso a Segunda para el Reus. Nadie discute su papel en la eliminatoria de los sueños ante el Racing de Santander, la que abrió la puerta de Segunda División. En el curso pasado, en ese sprint final hacia la permanencia, participó con una incidencia brutal para el Reus.

En Tarragona, ya en el 90, Bartolo y Garai, éste al otro lado del teléfono, decidieron asegurar el botín y premiar con aplausos el esfuerzo de Vítor con un cambio entre necesario y homenaje. El luso abandonó el césped entre aplausos y gritos embobados de los hinchas del Reus, más de 300, en esa pastilla del córner habilitada para forasteros en el Nou Estadi. El semblante del enganche no abandonó la parsimonia. Cerró la oficina con el convencimiento de haber completado la costumbre del papeleo sin alardes, cuando el realidad había despertado asombro gracias al buen gusto que enseñó sobre el pasto.   

La diferencia con el resto se halla en el misterio de Vítor por ver cosas que nadie ve. De ahí su jerarquía.

Comentarios

Lea También