Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Voleibol: El SPiSP sube a Primera Estatal tras ampliarse a tres grupos

El Sant Pere se beneficiará de la remodelación que ha hecho la Federación para ahorrar costes en los desplazamientos
Whatsapp
El SPiSP renunció en abril a la fase de ascenso a Primera Estatal, a la que ha accedido ahora. Foto: La Manyana

El SPiSP renunció en abril a la fase de ascenso a Primera Estatal, a la que ha accedido ahora. Foto: La Manyana

El SPiSP podrá competir esta temporada en la Primera Nacional, la tercera categoría del voleibol en el ámbito estatal. Después de tener que renunciar a jugar la fase de ascenso a esa división por motivos económicos, el conjunto rojillo acaba de ascender de forma imprevista, gracias a una reestructuración de sus grupos que termina con una reivindicación de algunos equipos catalanes. «La Federación ha hecho un grupo con equipos catalanes porque cada año a nosotros y a otros clubes nos pasaba lo mismo, que teníamos que renunciar a jugar porque los desplazamientos eran demasiado largos y el presupuesto se disparaba. Había varios equipos interesados», explica Vlado Stevovski, el entrenador que un curso más se encargará de la puesta a punto del primer equipo del CVSant Pere i Sant Pau.

Con un presupuesto similar al del año pasado, se podrá competir en una categoría más alta. De esta forma, la Federación ha decidido constituir un tercer grupo, en el que el SPiSP ha decidido integrarse tras haber quedado campeón de Primera Catalana en su grupo. El Sant Pere competirá con ocho conjuntos más, siete de ellos catalanes y sólo uno de fuera, el CV Zaragoza, en la que será la salida más larga y costosa. El Balàfia Volei Lleida, el Vikings Volei Prat, el CV Sant Martí (Sant Martí Sarroca), el CV Arenys, el CN Sabadell, el Ítaca Manresa y el CV Olot configurarán este grupo B tras la remodelación.

El equipo se muestra ilusionado con competir en una categoría superior. «Para nosotros estar en una división más alta es bueno, tanto para el club como para los jugadores. La presión es diferente y la motivación también. Se necesitan alicientes así para seguir adelante», admite Vlado Stevovski. Tanto él como sus jugadores están acostumbrados a tener que renunciar a categorías tras los logros sobre la pista. «Estar en una mejor categoría significa mucho para nosotros y también para una ciudad como Tarragona. Es un disgusto y una frustración que por motivo económico no pudiéramos estar más arriba. En cierto modo nos lo merecemos», añade Vlado Stevovski.

Misma planificación

El ascenso no trastocará en exceso la planificación deportiva del equipo, que seguirá apostando por la juventud y por la cantera. La idea es mantener el grupo del curso pasado y añadir alguna incorporación en posiciones concretas, siempre con los juveniles como base. La veteranía irá a cargo de los hermanos Stevovski. Tanto Vlado, el entrenador, como Alex, el gerente, también actúan de jugadores. «Cada año jugamos menos, hay que dejar paso a los más jóvenes», explica Vlado.

El equipo comenzará la pretemporada el 31 de agosto, alternando entrenamientos con algunos partidos amistosos que perfilen la puesta a punto. La ambición será máxima para disputar la categoría de bronce, hasta el punto de no descartar un ascenso a Superliga 2 (se lo juegan en un play off entre los dos primeros de cada grupo): «No renunciamos a nada, pero queremos ir poco a poco, partido a partido. El objetivo es dar el máximo. Sabemos de la calidad de algunos equipos, a los que ya conocemos bien. Después, en todo caso, habría que ver si tendríamos presupuesto para jugar un play off o en otra categoría».

Este ascenso supone la primera buena noticia para el SPiSP en mucho tiempo. El año pasado, el club dijo ‘no’ a jugar en esta Primera División de rango estatal, donde había logrado la permanencia, para volver a la Primera Catalana, la categoría a la que el equipo fue relegado en 2011 desde la Superliga, el techo del voleibol español, debido a los recortes en la subvención municipal.

En 2013 se había producido una nueva renuncia, esta vez a Superliga 2, la segunda categoría. El SPiSP había accedido a ella tras dos ascensos consecutivos desde Primera Catalana, el lugar al que se ha visto abocado siempre que ha habido que partir de cero. La tercera renuncia llegó en abril de este año. El equipo rojillo, campeón de Primera Catalana, se había colado en la fase de ascenso a Primera estatal pero no pudo asumir el coste de disputar en Ibiza el play off. La economía ha frenado el avance deportivo en un club que sigue pagando las deudas acumuladas en los últimos años.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También