Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Vuelve el campeón del mundo

Hace diez años fue campeón del mundo y subcampeón de Europa. Llegó a la elite y se desconectó. Ahora regresa. Su actuación en el ranking catalán le da acceso al próximo Mundial

Raúl Cosano

Whatsapp
El tarraconense David Soler, compitiendo con la selección catalana, con la que se proclamó campeón del mundo y subcampeón de Europa. Foto: Federació Catalana de Pitch&Put.

El tarraconense David Soler, compitiendo con la selección catalana, con la que se proclamó campeón del mundo y subcampeón de Europa. Foto: Federació Catalana de Pitch&Put.

David Solé se desconectó del deporte cuando llegó a la elite, casi inesperadamente. Llevaba siete años practicando Pitch&Putt, una especie de versión reducida del golf que le atrapó por completo. El tarraconense, que jugó en el Nàstic juvenil y llegó a entrenar con el primer equipo, comenzó a destacar a nivel catalán en ese deporte conocido como el golf del pueblo que poco a poco comenzó a ganar adeptos. 

Tanto brilló que fue convocado con la selección catalana para las citas de máximo prestigio. En 2006 fue campeón del mundo de selecciones. En 2007, prolongando su estado de gracia, fue subcampeón de Europa. Luego vino la desconexión por una mezcla de motivos personales y laborales. «Cambié de trabajo, dejé de entrenar tanto porque no tenía tanto tiempo. También me centré en formar una familia, son cosas de la vida que te hacen plantearte prioridades, y más cuando estás hablando de un deporte amateur», cuenta. 

En realidad, el tarraconense nunca dejó del todo el Pitch&Putt. «Jugaba pero por aquí, en La Figuerola, en Cambrils... eran torneos sociales. Nunca voy a dejar de jugar a este deporte porque me tiene enamorado, pero el nivel era distinto», admite. 

Solé jugó en Juvenil Nacional con el Nàstic y en Primera Catalana con el Roda de Berà de Santi Coch

Todo cambió en el invierno pasado. Los años habían pasado. David creció, maduró y volvió a disponer de tiempo para dedicárselo al deporte que es el motivo de sus desvelos. «Recuperé el nivel durante el invierno pasado. Empecé a competir, a jugar el ranking de la Federació Catalana. Era mi objetivo durante mucho tiempo y siempre decía que algún día volvería», explica. 

Aún está lejos de recobrar aquella maestría, y más en una época en la que la competencia ha aumentado. «Ahora juega mucha más gente. En Catalunya hay 300 jugadores en el ranking. Si antes sólo diez podían aspirar a ganar, ahora la cifra es de 30 o 40. Es mucho más difícil destacar». Pero David lo hizo. Se impuso en la última prueba del Ranking de Catalunya EPPA (medidas internacionales), un hito de enorme mérito y al alcance de muy pocos que consagró al tarraconense en su regreso, una vuelta por todo lo alto al primer plano de esta especialidad. Lo hizo en Guissona, con un -7 logrado a base de ocho birdies y un boogie: «Me encontré bien. Estaba entrenando fuerte y se notó. Esa fue la clave». 

Ese triunfo le ha abierto las puertas de las citas internacionales. Logró la plaza para disputar el Campeonato del Mundo por Parejas, que se ha jugado este pasado fin de semana en Galicia. Solé se quedó lejos de los irlandeses, vencedores y auténticos dominadores de este deporte más ágil que el golf y con distancias mucho más cortas. «Mi objetivo es seguir entrenando y consiguiendo cosas», anuncia. 

La victoria lograda en el ranking catalán le franqueó el acceso a otro envite suculento: el Campeonato del Mundo individual que se disputará en Noruega en julio. También tiene plaza. Lejos queda aquella victoria mundialista en la localidad barcelonesa de Teià, lograda cuando él tenía 28 años. Ahora, a los 39, David ha vuelto al Pitch&Putt, y lo ha hecho para quedarse. 

Comentarios

Lea También