Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Xavi Molina: "No se puede reprochar nada al equipo"

Los jugadores destacaron que el Nàstic dio la cara pero hubo lugar para la autocrítica: ´Hay que ser tan fuertes fuera como en casa´

Jaume Aparicio López

Whatsapp
José Carlos (d) sigue atento al esférico en el encuentro disputado ayer en Oviedo. Foto: La Nueva España

José Carlos (d) sigue atento al esférico en el encuentro disputado ayer en Oviedo. Foto: La Nueva España

Los jugadores del Nàstic se mostraron apesadumbrados por la derrota pero sacaron pecho por la imagen y la actitud mostrada por el equipo, a pesar de este nuevo tropiezo, esta vez ante el Oviedo. «El equipo ha estado bien aunque no hayamos ganado. No se nos puede reprochar nada, hemos dado la cara, al menos es lo que yo he visto desde dentro. Lo hemos intentado. Hemos sido dominadores y hemos creado peligro, sobre todo en la primera parte. En la segunda no hemos tenido ese control, pero creo que no se puede reprochar nada», admitía Xavi Molina.

El futbolista tarraconense destacó el oportunismo del adversario y su acierto de cara a puerta: «Nos han marcado en una jugada de estrategia, en casi el único peligro que han hecho. Lo habíamos previsto pero ha habido una pequeña confusión y han podido rematar. Ellos son fuertes a balón parado y nosotros lo hemos contrarrestado durante muchas fases del partido».

Por su parte, Juan Muñiz opinó también en una línea similar y, aunque también hizo autocrítica, quiso quedarse antes con el lado positivo: «Estábamos haciendo bien las cosas, con un buen juego y ocasiones sobre todo en la primera parte. Hay que aprender de estos errores. No creo que fuera miedo escéncio, es el que el Oviedo se ha hecho fuerte aquí».

A pesar de que algunos futbolistas granas reivindicaron la imagen del equipo, también hubo espacio para la reflexión con el objetivo de arreglar los defectos que el equipo aún arrastra. La premisa principal es salvar el desequilibrio entre los partidos de fuera y los de casa, como indicó Muñiz al término del encuentro en Oviedo: «Fuera de casa tenemos que salir con la misma idea que en casa, donde estamos haciendo las cosas bien. Tenemos que intentar hacernos fuertes en casa para sumar de tres en tres. Esa es la línea a seguir. Fuera tenemos que mejorar y, por lo menos, ir sumando puntos».

A pesar de la decepción, el equipo sacó fuerzas para continuar e intentar salir de la zona baja. «Hay que seguir e intentar pensar en el partido del Rayo Vallecano, en casa, porque es muy importante», dijo Xavi Molina. «Tenemos que ser igual de fuertes en casa que fuera», añadió Muñiz. Por último, Molina, como parte de la comitiva grana desplazada a tierras asturianas, apeló al optimismo. «Estoy convencido de que saldremos de aquí», confesó el jugador de La Canonja, a pesar de que el Nàstic regresara, tras la derrota, al último puesto de la clasificación de Segunda.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También