Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Xavi Molina (Nàstic): "El tiempo y las palabras se han agotado"

El capitán del Nàstic está seguro que de pronto llegarán los resultados y que el equipo saldrá de la cola de la tabla. En esta entrevista repasa la actualidad de la primera plantilla grana

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
El capitán del Nàstic, Xavi Molina, durante el encuentro que ayer mantuvo con el ´Diari´. Foto: Pere Ferré

El capitán del Nàstic, Xavi Molina, durante el encuentro que ayer mantuvo con el ´Diari´. Foto: Pere Ferré

Xavi Molina (La Canonja, 1986) es voz autorizada dentro del vestuario sagrado del Nàstic. Sufre como el hincha más apasionado la actual situación del equipo, pero habla claro. El capitán está seguro que de pronto llegarán los resultados y que el equipo saldrá de la cola de la tabla. Ayer atendió al Diari en una entrevista sincera, en la que repasó la actualidad de la primera plantilla grana.

- Conociéndole, está sufriendo ¿no?

- Es una situación complicada, porque encima estás en casa y para unas cosas es muy bonito, pero para otras, como ésta, se hace más duro. A donde vas hay monotema. Está claro que no puedes pretender que la gente te hable del medio ambiente o de ingeniería, sólo fútbol, así que el momento es un poco jodido, pero tengo la confianza de que todo cambiará para bien pronto.

- Xavi Molina ha pasado por un millón de situaciones en esto del fútbol, llegó a romperse el cruzado. En plena época de madurez, ¿cómo supera los problemas?

- Sé que en el mundo hay problemas mucho más graves que éste. A nosotros nos va la vida en una lesión o en momentos de derrota como ahora, pero intento no perder nunca la perspectiva. Te paras a pensar y ves que, al final, eres un privilegiado y que hay más motivos para estar contento que triste. Incluso dependes de tu trabajo para salir del problema. No es tan dramático.

- La pregunta es clara y sencilla. ¿Qué le ha pasado al Nàstic?

- Eso es lo que nos gustaría saber a todos nosotros. Si lo supiéramos no estaríamos como estamos. Veníamos de hacer un gran año y por unas cosas u otras nos hemos visto ahí abajo. Pensábamos que saldríamos y al final estamos casi al cierre de la primera vuelta y a seis puntos de la permanencia. No es una sentencia, pero somos conscientes de que necesitamos puntos como sea para evitar el drama.

- ¿Tiene la sensación de que se han acabado el tiempo y las palabras?

-Sí. Hace tiempo que lo pensamos. Creo que se nos acabaron las palabras después de los cinco o seis primeros partidos. Nos dimos cuenta de que necesitábamos ponernos las pilas, pero al final tienes que dar entrevistas y hablar . Hemos cometido errores y hemos perdido partidos por nuestros deméritos, pero cuando todo sale mal, ni siquiera cuando hemos merecido más, hemos logrado ganar. No son excusas, para que los detalles caigan a nuestro favor necesitamos hacer más cosas bien. Y sí, el tiempo y las palabras se han agotado, necesitamos puntos.

- Lo que están viviendo ahora es un poco reflejo de la vida. Hace seis meses, cuando ganaban, eran humildes y trabajadores. Ahora que pierden les acusan de lo contrario.

-Quiero pensar que eso es más porque en el campo, de forma inconsciente, hemos dejado de hacer cosas que antes hacíamos, aunque yo voy más allá. Cuando estás jodido intentas hacer más cosas de las que debes porque quieres demostrar. Vamos empate y faltan 20 minutos y como no ganamos queremos hacerlo y nos vamos arriba. Curiosamente acabamos perdiendo porque ese empate no nos vale. Sólo lo valoramos cuando ya hemos perdido. El año pasado estábamos más compactos y, en un córner o en una jugada aislada, ganábamos el partido. Esa es la diferencia.

-La confianza, la cabeza, ¿verdad?

-Claro, se trata de no hacer más cosas de las que debes, de estar compacto y mantenerte firme en lo que haces. No dejar que la ansiedad te pase factura.Fíjate, este año hemos acabado algunos partidos en inferioridad, de forma merecida o no, pero ha sucedido. La ansiedad no es buena, por ejemplo, a mí me sucedió en Reus. Todo es producto de la urgencia que tenemos por ganar.

-Oiga, ¿Vicente Moreno es la víctima fácil de todo esto?

-La culpa es de los jugadores. La cuerda siempre se rompe hacia el mismo lugar, el más fácil, pero la responsabilidad es nuestra. Vicente tomó una decisión responsable, pero tengo clara una cosa. Tanto con Vicente como con el actual entrenador, Merino, lo sacaremos adelante.

-Y, ¿cómo se soluciona esto, Xavi?

-Si alguien nos diera la receta y nos asegurara que en un mes estamos fuera del descenso, lo firmábamos ahora. Se me ocurre el trabajo y te aseguro que incluso estamos trabajando más que el año pasado. A la línea de cuatro se nos ha criticado mucho y creo que hemos hecho más cosas mejor este año, pero es normal. Si no ganas, nada vale. De lo que estoy seguro es que lo sacaremos porque tenemos argumentos.

-Al capitán del Nàstic, ¿le cuesta, a estas alturas, pedirle a la gente paciencia?

-Considero que tenemos suerte en este sentido. Nuestra gente se está portando muy bien, en general. Sentimos su apoyo. Sé que en las redes sociales estamos pillando bastante, pero es normal. Yo no tengo que pedirles nada. Ellos saben que si estamos juntos nos salvaremos seguro. No hace falta que Xavi Molina se lo diga.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También