Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Xavi Moncusí: Con sangre amarilla

Llegó como profesor al Pare Manyanet de Reus hace más de 25 años y ayudó a impulsar la sección de básquet del colegio. Hoy, sigue de entrenador 

Shaila Cid

Whatsapp
Xavi Moncusí es el técnico del sénior femenino del Manyanet Reus. FOTO: Alba Mariné

Xavi Moncusí es el técnico del sénior femenino del Manyanet Reus. FOTO: Alba Mariné

Xavier Moncusí Ferré, más conocido como Xavi dentro del club Manyanet de Reus, es toda una celebridad. Hace más de 25 años, Moncusí entró en el colegio Pare Manyanet como profesor y se encargó de la sección de básquet. Empezó con sólo 45 inscritos y en cuatro años consiguió que la cifra aumentara a 250 jugadores. Creó toda una familia que desde entonces no ha parado de crecer y con la que sigue vinculado como entrenador del sénior femenino que compite en Primera Catalana.

El reusense comenzó en el mundo del básquet cuando sólo tenía nueve años en la escuela Sagrada Família (SaFa), la actual Pare Manyanet. «De pequeño jugaba en cualquier posición menos de base y de mayor jugué de ala-pívot», comenta Moncusí. Como jugador «no era muy rápido, tenía poco físico pero ganas me sobraban y a veces tenía un tiro exterior interesante», explica el técnico reusense.

Después de su etapa en el SaFa siguió en el Reus Ploms hasta que dejó de jugar, pasando antes por el Reus Deportiu. Mientras competía, también ejerció como entrenador. «Siempre me ha gustado el mundo educativo, por lo que empecé a entrenar a los 17 años en el colegio Sant Josep de Reus en 1984 y no he parado», recuerda Moncusí.

Allí, más adelante dirigió equipos de base y coordinó la sección. También entrenó conjuntos femeninos y masculinos en el CN Ploms, el Reus Deportiu, el sénior del CB Morell y el Manyanet Reus, donde ha entrenado en todas la categorías. «Ser entrenador me permite seguir vinculado al básquet», alega Moncusí.

La temporada 1991-1992, Xavi llegó al colegio Pare Manyanet como profesor de Educación Infantil y el Pare Roig le otorgó la coordinación del básquet. Comenzó con 45 inscritos en la liga escolar y en cuatro años, consiguió que la cifra aumentara a 250 jugadores y entrar en la competición federada. Allí, estuvo durante ocho temporadas y en 1999 decidió cambiar de aires. Ese año, David Aragüés y Mireia Raja cogieron el relevo en la coordinación y se mantuvieron las siguientes ocho temporadas. En este nuevo proyecto, el Manyanet Reus creó el primer sénior femenino territorial.

En 2005, volvió para ocuparse de la supervisión de los entrenadores junto con Marc Fuentes, Albert Sanahuja, Montse Vadillo y Joan Sánchez; y se puso al cargo del cadete femenino. Dos temporadas más tarde, asumió el cargo de director técnico. De allí se crearon dos júniors y los dos séniors. «El club pedía un cambio de dinámica y aprovechamos para crear la estructura de la entidad, que ahora ya está arraigada en el básquet de la provincia», asegura Moncusí.

Diez años más tarde y después de entrenar el sénior masculino, Xavi Moncusí se hizo cargo del equipo femenino que estaba en Segunda Catalana. «Aproveché el trabajo que se había hecho durante años para subir al equipo a Primera», señala el reusense. Actualmente, sigue con el sénior femenino, mientras que la coordinación esta en manos de Marc Fuentes, David Aragüés, Miquel Farran y Joan Marc Jurado. 

El club amarillo cuenta con 24 equipos, 260 jugadores, 27 técnicos, 24 delegados y una decena de padres dentro de la Junta. «Este año, nos ha tocado un calendario difícil, pero el equipo está consiguiendo buenos resultados», afirma el entrenador.

Sobre el básquet del territorio, Moncusí destaca que «es muy importante trabajar la base y la formación de jugadores y entrenadores». Considera que en la provincia «hay muchas propuestas diferentes pero hace falta que sean coherentes y que sigan unas propuestas de mejora adecuadas a las necesidades». 

Con 33 años de experiencia como entrenador y su etapa como jugador, para Moncusí «hacer de técnico es vivir y poder participar en una aventura de un grupo de personas que trabajan para ser un equipo». «Es una experiencia que te ayuda a ver la vida de otra manera», asegura.

Sobre su futuro, reconoce que sigue disfrutando como al principio y que cuando termina el curso intenta «ver si puedo seguir aportando». Sus dos hijos también han seguido su camino, como jugadores y entrenadores en la entidad reusense. Para Xavi Moncusí, el Manyanet Reus «es toda una vida, una gran familia» mientras que el básquet «es casi una adicción».

Temas

Comentarios

Lea También