Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes CICLISMO

Xavi Tondo, el ciclista pertinaz

Este domingo se celebra en Valls el VII Memorial que recuerda su figura. Fue gracias a Induráin y sus victorias en el Tour como se enganchó al ciclismo

Francesc Joan

Whatsapp
Xavi Tondo, en el podio, con el maillot de su último equipo, el Movistar. FOTO: DT

Xavi Tondo, en el podio, con el maillot de su último equipo, el Movistar. FOTO: DT

(Perfil publicado en Diari de Tarragona el 24 de mayo de 2011, el día después de su muerte)

Xavi Tondo vivía el mejor momento de su carrera deportiva. Ganador de la última Vuelta a Castilla y León, preparaba su asalto al próximo Tour de Francia, donde se había propuesto alcanzar el podio. La sexta posición en la Vuelta a Catalunya y su buena experiencia en el Giro’2010, donde llegó a ser tercero de la general hasta que abandonó, le animaban a conseguirlo. Esa persistencia por superarse encima de la bici había sido la constancia de su vida. «Él sentía que debía sufrir encima de la bici para mejorar. Era incansable». Así le definía ayer el ex presidente de la Federació Catalana Jordi Mariné, una de las personas que más directamente habían seguido su evolución junto con su mánager e inseparable amigo, el también exprofesional Miquel Angel Iglesias.

Los inicios de Tondo se remontan a primeros de los noventa. Fue gracias a Induráin y sus victorias en el Tour como se enganchó al ciclismo. Xavi, que por aquel entonces practicaba hockey patines, cambió el stick por la bici, aprovechando el regalo de una mountain bike que ofrecía una conocida entidad bancaria coincidiendo con el tirón del campeón navarro.

Así fue como él y varios de sus amigos se apuntaron a la sección ciclista del CB Valls en 1993. Después de tres años de formación, Tondo dio el salto a amateurs en 1996. Fichó por el Mozia (1996-98), con el que empezó a realizar sus primeras carreras serias. Pasó también por el Ideal Olímpic, por el Banaka, por el Puertas Artevi… Pero su salto al profesionalismo tuvo que esperar más de la cuenta después de que en el año 2000 padeciera una doble fractura de fémur en un accidente y pensara en la retirada. La recuperación le costó lo suyo.

Una temporada en blanco, unas delgadísimas piernas fruto de la inactividad que progresivamente tuvieron que recuperar el músculo de antaño… Tondo tuvo que realizar un sobreesfuerzo para recuperar el tono, pero lo logró. Y en 2003 el Paternina Costa Almería le premiaba con un contrato profesional. Debutó el 4 de febrero en la Vuelta a Mallorca. Y su primer gran éxito fue la victoria en las metas volantes de la Vuelta Andalucía en aquella temporada. Le prometieron la renovación, pero nunca llegó. Pasaban los meses y las formaciones se cerraban.

Y pensó de nuevo en colgar la bici, pero los consejos de uno de sus ídolos, el medallista olímpico Joan Llaneras, volvieron a convencerle. Después de un tiempo entrenando en solitario, el modesto equipo portugués Barbot Gaià le repescó (2004). Desde entonces los éxitos no pararon, erigiéndose como un magnífico escalador y buen contrarrelojista. En el Catalunya Ángel Mir(2005), el Relax GAM (2006), el LA Aluminios MSS (2007-2008), el Andalucía Cajasur (2009), el Cervélo Test Team (2010) y el Movistar Team (2011), su último equipo.

Llevaba dos últimas temporadas espléndidas, y lo mejor, dicen quienes le conocían, estaba por llegar.

Temas

Comentarios

Lea También