Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Xisco, capitán dos años más

El Nàstic hace oficial la renovación del defensa de Binissalem que cuando finalice el contrato cumplirá siete temporadas en el conjunto tarraconense
Whatsapp
Xisco Campos es el único futbolista que queda en la plantilla que jugó la última temporada del Nàstic en Segunda. Foto: Pere Ferré

Xisco Campos es el único futbolista que queda en la plantilla que jugó la última temporada del Nàstic en Segunda. Foto: Pere Ferré

Xisco Campos (Binissalem, 33 años) nunca se imaginó que vestiría la camiseta del Nàstic más de 150 partidos. Llegó a Tarragona en verano del 2010, de la mano de Josep Maria Nogués, en un momento complicado para la entidad. Los problemas económicos se acumulaban y los años de gestas deportivas iban perdiendo color en la memoria de los aficionados. La entidad malvivía en Segunda división y los jugadores iban desfilando por un vestuario que se aguantaba por los pelos con Mingo, Rubén Pérez, Morán y Mairata como banderas. Cinco temporadas después Xisco Campos tiene su nombre bordado en la historia del club como el capitán del equipo que logró el ascenso a Segunda división.

El balear llegó al Nou Estadi con fuerza. Exhibiendo ese carácter de inconformista y con una voluntad férrea a nunca rendirse y siempre presentar batalla. Conquistó a Luis César. Luego a Juan Carlos Oliva, Jorge D’Alessandro, Kiko Ramírez, Javi Salamero, Santi Castillejo y Vicente Moreno. Todos y cada uno de los técnicos que han pasado por el banquillo ddel Nàstic han ‘tirado’ del balear, ya fuera como lateral derecho o en el eje de la zaga. Da igual, porque desde cualquier rincón del campo, Xisco Campos hace llegar su aliento a sus compañeros.

Cuando Rubén Pérez dejó el equipo nadie discutió que el brazalete de capitán fuera a parar a las manos del futbolista mallorquín. Su compromiso en el campo quedó reforzado fuera de él cuando renovó para seguir en Tarragona a pesar del descenso a Segunda B. Él no era un jugador de Segunda, era un futbolista de club y el Gimnàstic ya se había hecho un fuerte espacio en su vida. Igual que la ciudad, donde nacerían sus dos primeros hijos y está a la espera de la tercera.

Xisco Campos fue la primera piedra del nuevo proyecto que supuso la llegada de Promoesport al club. El vestuario que la nueva dirección deportiva, encabezada por Emilio Viqueira, construyó tuvo el apadrinamiento del balear, convertido ya en un símbolo de la afición. Fue abriendo la puerta uno a uno a los nuevos. Enseñando los valores del club. Un guía inestimable que ha sabido lidiar con paciencia y humildad con todos los conflictos y obstáculos que se ha ido encontrando en el camino.

En sus cinco campañas en el Gimnàstic, Xisco nunca ha bajado de la trentena de partidos jugados. En total 177 encuentros defendiendo los colores granas. Un ritmo que le llevará a cumplir pronto los 200 encuentros. Porque el defensa de Binissalem seguirá vistiendo la camiseta del Nàstic dos años más.

El club grana hizo oficial ayer la renovación del capitán de la plantilla hasta el 2017 y el propio jugador quiso compartir su felicidad desde las redes sociales:«Agraïr sa confiança que sempre han mostrat a can @NASTICTARRAGONA , a cuidar i mimar lo que hem aconseguit entre tots!!»

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También