Más de Deportes

Ya no hay sospechas, el barro sigue siendo barro

El Nàstic se encontró con un césped impropio de una categoría que quiere ser profesional y los aficionados con una retransmisión insuficiente

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Pedro del Campo despeja un balón ante la presión del jugador rival. FOTO: ATLÉTICO SANLUQUEÑO

Pedro del Campo despeja un balón ante la presión del jugador rival. FOTO: ATLÉTICO SANLUQUEÑO

El barro sigue siendo barro, aunque ahora con un nombre nuevo. La Segunda B es historia y ha dado paso a una Primera RFEF que conserva gran parte de su esencia. Por no decir que es una categoría calcada, solo con menos equipos y desplazamientos más largos. Los malos presagios se han cumplido. Si ya el reparto económico de la RFEF y la venta de derechos televisivos a Footters no convenció a nadie, el pasado domingo los aficionados granas constataron que esa nueva categoría que les vendieron que se iba a acercar al fútbol profesional no existe. Uno se dio cuenta de ello por tres aspectos claves. El primero fue la retransmisión que ofreció la plataforma de streaming española. Durante los días previos a las emisiones aseguraban haber mejorado en la calidad de sus servicios. Más cámaras y nuevas infografía. En otras palabras, mayor calidad de visionado para el usuario. La realidad fue bien distinta. No sé cómo funcionó en el resto de partidos, pero yo he visto dos este fin de semana y en ambos no se ha apreciado demasiado ese salto de calidad.

Vi ambos partidos por ordenador y en sendos duelos me encontré con errores en la realización. En el Linense-Real Madrid Castilla, la cámara se quedó estática y durante todo el partido iba con especie de lag, pero al menos la calidad de imagen no era mala. Desgraciadamente esto es lo que sucedió en el Atlético Sanluqueño-Nàstic en el que durante muchas fases del partido costaba distinguir a los jugadores y donde estaba el balón. Una insuficiente calidad de imagen unida a una elección de los planos que en ocasiones no tenía sentido ninguno. Está bien demostrar que uno tiene más dispositivos para grabar y emitir, pero con coherencia.

Es una lástima porque Footters es una plataforma que ha sido pionera en apostar por el fútbol amateur. No todo es culpa suya y probablemente irán mejorando con el paso de las jornadas. El problema lo tiene la RFEF que se empeñó en decir que iba a nacer una categoría profesional que iba a ser emitida en una televisión potente que iba a llenar las arcas de los clubes. Ni una cosa ni la otra.

Césped en mal estado

Más allá de lo televisivo, hablemos del estado del césped del Estadio El Palmar. Insuficiente. Obviamente que no pasó la nota y fue tema de debate durante y después del partido. No debe sonar como excusa para el Nàstic, pero la realidad es que un verde así no ayuda a ofrecer un juego atractivo. El estado del césped era seco e irregular, por lo que el juego de asociación se veía dificultado. En Segunda División no se suelen ver tapetes así, salvo excepción, y no es que sea muy buen ejemplo empezar en una categoría nueva y que en tu primera visita el estado de la hierba deje que desear. Para el año que viene el césped artificial estará prohibido en esta categoría, pero tampoco estaría mal que se obligará a presentar un césped natural adecuado.

El último punto que confirma que la Primera RFEF es una categoría más cercana a la Segunda B que no a la Segunda División es el estilo de juego. Esto no es una critica, ya que los equipos juegan como les da la real gana. Lógico que el césped no ayudó el domingo, pero Sanluqueño y Nàstic plantearon y dibujaron un choque que respondió con fidelidad a los que se recuerdan de la 2ª B. Un duelo intenso, de constantes disputas y vertical. Un juego en el que prevalece lo físico antes que el talento. Ojo, repito, esto no es una critica, sino una descripción de la realidad y seguramente en el Nou Estadi y otros estadios y con otros equipos se vean otro tipo de encuentros.

Temas

Comentarios

Lea También