Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Yvan Castillo, cinco play off de ascenso en siete temporadas

El técnico de porteros de Móra La Nova aspira al ascenso a Primera División con el Deportivo. Subió a Segunda A con el CF Reus en mayo de 2016

Marc Libiano

Whatsapp
RCD Deportivo

RCD Deportivo

La vida deportiva de Yvan Castillo (Móra La Nova, 1979) está asociada con el éxito. Desde que se dedica profesionalmente al magisterio del arco puede presumir de una colección de play off de ascenso envidiable. En los últimos siete años ha participado en cinco, además con una labor reconocible. Todos los porteros por los que ha apostado han tomado un impulso en sus carreras. Les ha sacado un gran rendimiento.

Lleida se convirtió en el primer destino de Castillo, que decidió arriesgar para invertir su tiempo en el fútbol. Dejó la empresa de seguros en la que laboraba para fichar por el club ilerdense a tiempo completo, en el staff de Seligrat, el peculiar entrenador que llevó al Lleida a rozar el ascenso a Segunda A. En la 2012-2013 y la 2013-14. En esos dos cursos, el meta Pau Torres adoptó un status elegido en el equipo. No sólo paró una barbaridad, se postuló en la primera fila del mercado. Torres se preparó bajo el método Castillo. El preparador de porteros especifica los entrenamientos casi de forma personal. Los graba absolutamente todos para luego realizar un análisis minucioso de las sesiones.

La dedicación del técnico resulta casi a full time. Suele pasarse más horas de las convenientes en su despacho personal, ya sea en las oficinas o en la Ciudad Deportiva del equipo en el que milita. Es un valor de club.

Con Natxo, la gloria
El CF Reus lo comprobó durante cuatro años. Su compromiso con el proyecto estuvo ligado al entusiasmo casi extremo. Se incorporó un mes de julio de 2014, en el germen de esa propuesta ambiciosa, con Natxo González como líder del staff técnico. Por aquel entonces, el plantel contaba con dos porteros de alto nivel para la Segunda B; Francis y Edgar Badia. Yvan se decidió por Badia, entre otras cosas por esa capacidad para involucrarse con el juego. Extraordinario con el juego de pies, Badia encajaba mejor con el estilo de fútbol combinativo que pretendía el Reus. Junto a Yvan Castillo, Edgar exhibió sus tres mejores años como profesional. Los dos subieron con el Reus a Segunda A en 2016 y el valor de mercado del arquero se fortaleció con exageración.

El ebrense completó su ciclo rojinegro en el debut de Aritz López Garai como primer entrenador del equipo, ya en la segunda temporada en LaLiga 1,2,3. Para Castillo significó una especie de antesala hacia la élite. En junio de 2018, Natxo González cerraba su fichaje por el histórico Deportivo y pidió al entrenador de porteros que le acompañara en la aventura. Castillo se enfrentaba a la exigencia de un club repleto de tradición y con una masa social imponente detrás. Dijo sí, aunque no sin olvidarse del Reus. Facilitó todo su método para el archivo del club. 

El sueño de Primera 
En Abegondo, el cuartel general del Deportivo, se ha encontrado con otro dilema. Ha elegido a Dani Jiménez como jefe de filas de la portería blanquiazul. Otra carta en la que Yvan ha cosechado su confianza. También ha encontrado una respuesta fantástica. Hasta el punto que Giménez ha batido esta temporada el récord de imbatibilidad que poseía Aranzubia en 2011, en el mítico estadio de Riazor. Dani acumuló 456 minutos sin recibir gol por los 449 de su antecesor.  El actual portero del Deportivo posee además un peso específico importante dentro del vestuario.

En A Coruña, el de Móra La Nova acumula su quinto play off en los últimos siete años. Una pequeña gesta que habla bien de su trabajo y que decora un currículum brillante. Ese play off, el actual, puede devolver al Deportivo a la Primera División. Sólo resta un paso y un enemigo directo, el Mallorca, en esa final que va a empezar el jueves. El formato responde a partido de ida y vuelta.

Los registros en estas cinco fases de ascenso tampoco engañan. El bagaje es de cinco victorias, nueve empates y solo una derrota. 18 goles a favor y 11 en contra. Castillo espera celebrar el próximo fin de semana el éxito del deportivismo. Un éxito que llevará su firma. La de un tipo de que ha encontrado la felicidad entre los secretos del arco. El oficio que más admira.

Temas

Comentarios

Lea También