Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Coleccionistas de ascensos

Manu García, Oriol, Aythami, Bonilla, Romera, Édgar Hernández y Carbia ya saben lo que es ascender a Segunda

| Actualizado a 11 junio 2022 14:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Hay escenarios y contextos que exigen entereza porque sin este rasgo no se va a ninguna parte. El saber estar suele estar claramente influido por haber vivido situaciones idénticas o similares en un pasado. Cuantas más veces mejor. El play off de ascenso a Segunda División es una quimera en su nuevo formato en el que su margen de error es todavía menor. Los jugadores juegan conscientes de que el mínimo fallo te manda a casa. Ya no hay ni ida ni vuelta. Las semifinales y la final son dos partidos a cara de perro en el que no existen los grises.

Por eso siempre viene bien tener a jugadores de tu lado que hayan estado en contextos parecidos. Jugadores que hayan alcanzado la gloria o que se hayan quedado cerca de ella. De todo se aprende, tanto lo bueno como de lo malo. El Nàstic tiene la suerte de contar con ocho piezas que han vivido un ascenso a Segunda División. Hablamos de su entrenador, Raül Agné, y siete jugadores. Son palabras mayores y armas propias que apuntan a tener un papel vital. Donde otros ven sombras de incertidumbre, ellos ven claros de responsabilidad. Son jugadores que permanecen retratados en posters para la eternidad. Añadir otra foto al álbum es su objetivo.

Raül Agné es el líder del vestuario y del banquillo. Un técnico que en su primer año en Tarragona ha llevado al equipo al play-off en una temporada de altibajos en la que ha terminado cumpliendo el primer objetivo. El técnico de Mequinenza buscará su segundo ascenso en toda su carrera. Del primero han pasado ya unos cuantos años y fue con el Girona en la temporada 2007-2008. Un curso en el que el cuadro gerundense dominó el bronce y sellando el ascenso ante el Ceuta tras el 1-0 en Montilivi.

Manu García es el dueño de la portería del Nàstic tras llegar de la Ponferradina en verano y rallar a un alto nivel en su primer curso de grana. Se ha convertido en el portero menos goleado del grupo II (24 goles en 36 partidos) y su influencia en llegar a la fase del KO ha sido absoluta. Llegó con la idea de sellar su tercer ascenso a la categoría de plata tras conseguirlo con Extremadura (2017-2018) y Ponferradina (2018-2019) y con sus paradas ha ayudado a estar a solo dos paradas de ello.

El capitán grana también ha saboreado la gloria. Joan Oriol también sacó billete al fútbol profesional en una ocasión. Fue con el Villarreal B, que podría ser el final de los granas en una hipotética final, en la temporada 2008-2009. Luego en la temporada 2012-2013 conseguiría un ascenso a Primera División con el primer equipo groguet, pero eso ya son palabras mayores.

Otro jugador que tiene un ascenso a sus espaldas es el veterano de mil guerras, Aythami Artiles. El central canario las ha vivido de todos los colores a lo largo de su carrera. Ha vivido momentos duros, pero muchos felices y entre ellos está el ascenso a Segunda División con Las Palmas en la temporada 2005-2006. Es el hombre ascenso porque también tiene tres más a Primera División con Xerez, Deportivo y Las Palmas.

Javi Bonilla, que no podrá estar en Balaídos por acumulación de amarillas, también tiene una medalla de ascenso en su botín. Fue de la mano de Vicente Moreno con el Mallorca en la temporada 2017-2018. Conseguir el segundo en Tarragona sería el premio a una temporada en la que ha brillado con siete goles en su cuenta particular.

Siete tantos que también suma el otro pichichi Dani Romera. El almeriense llegó procedente de la Ponferradina en el mercado invernal para ayudar al equipo a conseguir el ansiado objetivo y de momento ha cumplido con su rol. Ahora el Nàstic le necesita más que nunca, a él y a sus goles. Romera ya sabe lo que es ser decisivo en unos play off por el ascenso, ya que consiguió subir con el Barça B en la temporada 2016-2017 en un año en el que consiguió 15 goles.

Por último, Édgar Hernández y Fran Carbia son los dos últimos hombres de la plantilla que tienen un ascenso en su historial. Ambos lo hicieron juntos de la mano con el extinto CF Reus Deportiu. Fue en la temporada 2015-2016 y ambos formaron una dupla de garantías que terminó con el billete a la Plata.

Sin embargo, el delantero de Gavà puede presumir de doble conquista, ya que hace solo tres temporadas atrás logró ser el delantero referencia de aquel Sabadell que sacó billete para la categoría de plata. Nueve goles anotó para devolver al conjunto arlequinado al fútbol profesional.

Todos ellos buscarán ayudar al Nàstic a conseguir un ansiado ascenso ante el Villarreal B. Todos juegan su papel y si las cosas van sobre la marcha, todos deberían tener la oportunidad sobre el césped de intentar ser héroes o al menos partícipes del ascenso. El Nàstic se encomienda a sus hombres ascenso. Está en buenas manos.

Comentarios
Multimedia Diari