El Nàstic no se olvida de Becerra

Al conjunto grana le gustaría apuntalar la delantera con la llegada del 
delantero colombiano y eso obligaría a tener una salida más en la plantilla

| Actualizado a 22 enero 2022
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El Nàstic es un equipo al que le está faltando gol esta temporada. Esta es una realidad que ha sacado a los granas de la parte alta de la clasificación y que ha obligado a la entidad tarraconense a acudir al mercado de invierno para reforzar al equipo.

Lo primero que hizo fue cerrar la llegada de Dani Romera, un delantero contrastado en Segunda División que no estaba teniendo minutos en la Ponferradina y que apunta a dar un salto cualitativo al frente ofensivo. Ya dejó muy buenas sensaciones frente al Albacete, siendo un punta con mucho dinamismo, talento y brega. Incluso marcó gol, pero el árbitro lo anuló por una presunta falta previa de Javier Ribelles.

Se podría pensar que con la llegada del ariete andaluz el Nàstic ya está conforme, pero no es así. Ni la secretaria ni el cuerpo técnico. Se cree que un refuerzo más en la delantera le daría todavía un mayor salto cualitativo al equipo grana y le permitiría tener más garantías de cara a una segunda vuelta en la que quiere volver a reengancharse a la zona alta de la clasificación y meterse en los play off de ascenso a Segunda División.

No lo hizo de manera directa, pero Raül Agné aprovechó la sala de prensa del Nou Estadi en la previa ante el Linense para dejar entrever que ni mucho menos le desagradaría la llegada de un nuevo delantero. Eso sí dejó claro que debe cumplir dos requisitos: debe mejorar lo que tiene ya en la plantilla y tiene que ser un perfil distinto a lo que hay disponible.

Lógicamente el nombre que viene a la cabeza de todos es el de Juan Camilo Becerra. El Diari ya informó a finales de año que el delantero colombiano era una opción que gustaba mucho a la secretaria técnica. Sería un error hablar en pasado porque sigue gustando y mucho. Pudo parecer que la llegada de Dani Romera le cerraba las puertas al cafetero, pero no es así. El Nàstic sigue interesado en hacerse con los servicios de Becerra, aunque está tranquilo, esperando a que el futuro del colombiano se despeje, algo que todo apunta a que sucederá en los últimos días de mercado de invierno.

Becerra sigue actualmente en una Ponferradina en la que no tiene oportunidades. Bolo tiene un ramillete ofensivo espectacular con jugadores de la talla de Yuri, Sergi Enrich, Naranjo o Dani Ojeda y el ariete colombiano apenas está pudiendo rascar minutos. En total solo ha jugado 68 minutos entre liga y Copa, habiendo disputado su último encuentro frente al Oviedo el 31 de diciembre en un encuentro en el que solo tuvo 9 minutos.

Se trata de un joven futbolista de 23 años que necesita jugar para seguir creciendo. Así lo considera él y también su club en propiedad, el RCD Espanyol. La entidad blanquiazul quiere cortar la cesión. A partir de ahí estudia dos vías, traspasarlo si llega una oferta interesante de Segunda División o el extranjero, algo que a día de hoy no ha sucedido, o cederle hasta final de temporada a un club en el que tenga minutos y pueda revalorizarse. Ahí entra en escena un Nàstic al que le encantaría apuntalar la delantera con Becerra que se reencontraría con Dani Romera en Tarragona.

En caso de darse este movimiento habría un problema y es que el Nàstic no tiene a día de hoy fichas disponibles para jugadores mayores de 23 años. Algo que se tiene muy presente en la entidad tarraconense y que obligaría a los granas a forzar un movimiento de salida en la plantilla. Todos los números apuntan a un Pedro Martín que maneja diversas ofertas de Primera RFEF, pero que prefiere seguir en Catalunya, por lo que el ramillete de equipos se reduce en consideración. En caso de poder acceder a Becerra, la entidad tarraconense probablemente apretaría más para conseguir la salida del propio malagueño u otro jugador de la plantilla.

Más allá del delantero, el Nàstic sigue pendiente de cerrar la llegada de un futbolista sub 23. Iker Goujon, Joel Febas y Moha Keita son tres extremos que el conjunto grana tiene en su agenda. Pero no todo finaliza ahí, el excanterano Josep Calavera, mediocentro del Deportivo, es otro de los jugadores que gustan mucho para reforzar la sala de máquinas. En todo caso su salida se antoja complicada, ya que el jugador es feliz en Riazor, aunque es cierto que siempre ha tenido palabras de mucho cariño con la que fue su casa durante muchos años antes de dar el salto a la cantera del FC Barcelona.

Comentarios
Multimedia Diari