El pundonor del Calafell deja al Reus sin victoria en el derbi (2-2)

Joan Salvat adelantó a los rojinegros con dos goles, pero Pujol y Vázquez empataron el duelo

| Actualizado a 06 octubre 2018 21:21
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Reus Deportiu y Calafell firmaron tablas en un emocionante derbi en el que cada equipo utilizó sus armas para desencajar al rival. Salvat pareció decantar el derbi de lado rojinegro con dos goles en la primera mitad, pero el Calafell reaccionó completando un segundo tiempo lleno de pundonor.

El Reus Deportiu salió arropado en el vértigo y el entusiasmo. Un volcán en plena erupción que pasó por encima del Calafell en los primeros compases sin miramiento alguno. Nada podían hacer los visitantes ante tal tromba, solo nadar y guardar la ropa. Lo hicieron de milagro en los primeros suspiros del duelo ya que tuvieron que sobrevivir hasta a dos penas máximas que ni Álex Rodríguez ni Carballeira pudieron transformar.

Tras superar las embestidas iniciales rojinegras, el Calafell se asentó de manera más firme en el encuentro y comenzó a dejar claros síntomas de soltura. De hecho, gozó de varios acercamientos que rozaron gloria. A Reus se iba a competir y se estaba haciendo de una manera contundente. Probablemente, otro equipo con menos corazón hubiesen sucumbido a los instantes iniciales del partido. 

Cuando el guion del partido se inclinaba del lado visitante, Carballeira metió el miedo en el cuerpo con un tiro que se estrelló en el larguero con una violencia que reclamaba red. Ya saben, a los gigantes no se les puede dar aire, te descosen cuando parece que andan desconcertados. Y así fue, porque avisaron una vez pero no dos. Joan Salvat culminó una gran jugada personal de Marc Juliá y en boca de gol puso por delante a los rojinegros. El guion entraba en la normalidad. No siempre hay lugar para la sorpresa.  

Con el golpe del gol, el Calafell se derrumbó anímicamente y comenzó a dar síntomas de agotamiento. El Reus Deportiu olió sangre y, como equipo preparado para la pelea por los títulos que es, fue a por el segundo gol. Y lo encontró porque Joan Salvat volvió a aparecer para anotar el segundo tanto y erigirse como el hombre del derbi. 

El segundo tiempo comenzó con un intercambio de golpes constante. El Calafell buscaba recortar distancias y el Reus Deportiu sentenciar el encuentro y no dejar chance al sufrimiento. 

Tras dos faltas directas desaprovechadas por el Calafell, finalmente llegó el gol por medio de   Gerard Pujol. Por fin encontró una grieta en su muralla. El Calafell se metía de lleno en el partido y de forma totalmente merecida.

En el alambre, el Reus parecía gestionar la pequeña ventaja con autoridad. Era difícil presagiar lo que iba a ocurrir a falta de 03:27’ para el final. Joan Vázquez iba a poner el empate en el marcador, cuando parecía que estaba más cerca el tercer gol que la igualada. En todo caso, los pareceres no auguran nada. 

Todavía pudo llevarse el derbi el Calafell cuando Gerard Pujol ejecutó de manera magistral una falta directa que no traspasó la línea de gol cuando la locura se desataba entre los aficionados visitantes. En esa misma jugada, el Reus también pudo golpear pero tampoco encontró la gloria. Finalmente, el derbi no tuvo vencedor y ambos equipos se arropan en que permanecen invictos en la OK Liga. 

 


 

Comentarios
Multimedia Diari