Más de Deportes

Àlex es el argumento

Hockey. El delantero del Reus anota tres de los seis goles rojinegros ante el Girona y asume la responsabilidad del equipo (6-2)

Marc Libiano

Whatsapp
Àlex es el argumento

Àlex es el argumento

Àlex es el argumento, ya no hay sospechas sobre su capacidad y sobre su influencia en el Reus actual. Ante el Girona asumió la responsabilidad de nuevo, cuando el equipo quería y no podía y con Marín mordiéndose las uñas en el lugar de suplentes, devorado por los problemas físicos.

Rodríguez sujetó al Reus que caminó a lomos del de Sant Hipòlit para doblegar un escollo complejo como el actual Girona de Ramon Benito. En los bancos del templo dirigían desde la frialdad de una pizarra dos tipos que fueron sangre hirviendo en la pista; Jordi Garcia y Ramon Benito. Bonitos tiempos, tremendas batallas. Había que ser valiente.

El técnico rojinegro se las ingenió para buscarle los descansos apropiados a Àlex Rodríguez en el partido. Dio la impresión, en algunos instantes, que sacarle de la pista resultaba un suicidio. Algunos discuten sus debilidades defensivas, pero nadie puede desprestigiar sus enormes virtudes para el ataque. Es un auténtico generador de desequilibrio. Y si el Reus lo acaba perdiendo, el mercado no anda sobrado de talento.

Àlex gestó el primer gol del Reus, cuando apenas se había consumido un suspiro. Habilitó para que Salvat convirtiera a los seis minutos y la noche se vestía de dulce para los locales. Nadie avisó de que el Girona se presentó con aires respondones. No le hizo falta ni hacer ruido para darle la vuelta al resultado.

El Reus manejaba el juego pero carecía de contundencia, alargaba los ataques pero no hallaba espacios para sorprender al eterno Llaverola, el arquero del Girona. Mucho menos le bastó a su rival para conectar con el gol. Del stick de Àlex Grau salieron dos aciertos consecutivos que consolidaban el plan de Benito. Los dos al borde del intermedio. El escenario le exigía al Reus una reacción, un punto más de vértigo y un grito de autoridad. 

Àlex emergió de nuevo para convertirse en definitivo. Se fabricó una pena máxima después de conquistar el área y amanezar a Llaverola. La culminó con su registro de disparo más fiable; la pala. El empate desató al Reus, que encontró su posición en el juego y la eficacia ante el marco rival. Olvidó la ternura y se arropó en la fiereza.

La goleada
El equipo secuestró la ventaja en un cuatro para tres llevado con criterio. A Castro se le abrió posición de tiro y mandó la pelota al ángulo. No habían transcurrido ni 10 minutos del capítulo final y los reusenses, decididos, ya no soltaron el dominio. 

Incluso reencontraron el ángel en la pelota parada, en este caso desde el tiro directo, con Marc Julià. Llaverola vio la azul por una falta inocente al atacante rojinegro y Julià no perdonó el regalo. Noticia deliciosa, porque, parte del gran rendimiento de los reusenses en la primera vuelta, tiene que ver con su capacidad para resolver la bola parada. Resultó medicina de autoestima para Julià ese gol. 

El cierre del show corrió a cargo de Àlex. El destino no escogió mejor guión. Se lo había ganado en los minutos anteriores, con una capacidad de liderazgo absorvente. 

A diez para la conclusión, el de Sant Hipòlit volvió a anotar y, poco después, en una superioridad numérica del Reus, acabó con la resistencia del Girona con otra ejecución desde el perfil de pala. Nada pudo hacer Llaverola, que se estiró como un chicle, pero la velocidad de esa pelota la hizo imparable.

El éxito condecoró la mejoría del Reus en el segundo episodio y agrandó la figura de Àlex Rodríguez, un agitador total de juego ofensivo.

Ficha Técnica

Reus Deportiu. Ballart, Àlex Rodríguez, Salvat, Julià y Bancells. También jugaron; Nájera, Ferran y Castro.
Girona. Llaverola, Joseph, Laguna, Gurri y Grau. También jugaron; Palacín, Pastor, Coll (ps).
Goles. 1-0, Salvat (6’), 1-1, Grau (19’), 1-2, Grau (21’), 2-2, Àlex Rodríguez (28’), 3-2, Felipe Castro (33’), 4-2, Julià (33’), 5-2, Àlex Rodríguez (40’), 6-2, Àlex Rodríguez (41’).
Árbitros. Burgos y Godia. Azules para Llaverola y Grau.

Temas

Comentarios

Lea También