Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Cada vez más imposible (Sabadell 2-0 Nàstic)

El Nàstic pierde en Sabadell en un partido que pudo adelantarse varias veces en el primer tiempo pero que acabó sufriendo por no salir goleado

| Actualizado a 01 mayo 2022 23:34
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El Nàstic pudo perder el último tren al play-off en Sabadell. El día que menos lo merecía como visitante. Una de las pocas veces que se vio a un equipo atrevido. Decidido a coger la iniciativa como hace cuando juega en el Nou Estadi. Pero entre la falta de práctica y la exagerada falta de gol, cayó en la Nova Creu Alta (2-0) ante un rival mucho más efectivo. Las áreas mataron el buen planteamiento.

La película fue similar a la que se vio en el Nou Estadi en la primera vuelta a la inversa. Si entonces las ocasiones más claras fueron arlequinadas y la victoria grana, en Sabadell fueron los tarraconenses quienes tuvieron las mejores oportunidades pero el triunfo fue local. Munitis ha dado un aire de optimismo a un equipo que pudo caerse desplomado en la primera vuelta y que ahora está de dulce.

El Nàstic deberá trabajar de valiente si quiere revertir una sensación plausible, que no le da para llegar al play-off. Unas veces por no ir y otras porque cuando va no tiene pólvora. Falla más que una escopeta de feria ante portería. En una liga tan competitiva la falta de un delantero goleador no solo castiga, sino que es demoledor.

El Nàstic atemperó la previsible salida intensa de los locales con balón. Algo imprevisible fuera de casa. Por primera vez, se salía del guion habitual como visitantes y asumían esa iniciativa que se les ha exigido desde que inició el curso. Dar un paso más. Ser más agresivos y atrevidos, como decía el capitán Joan Oriol y el técnico Raül Agné en la previa. No era tan difícil asumir que el Nàstic no puede contentarse con salir empatar en ningún campo. Por muy bueno que sea el rival. El Sabadell ha demostrado en esta segunda vuelta ser uno de los más fuertes del grupo y se le fue a buscar a su campo. En su estadio. Esta versión de visitante llega tarde. Cuando ya no quedan más trenes. Si da para quedarse a un paso del play-off, imaginense si se hubiera puesto en práctica mucho antes.

Una de las claves de esa capacidad ofensiva del equipo fue que Pedro del Campo pudo tocar con relativa facilidad. La libertad del figuerense facilita mucho las cosas ofensivas para los tarraconenses. Es la brújula que detecta los resquicios en la defensa rival. Encontró uno a los seis minutos de juego. Dani Romera lanzó el corte y cogió el aire suficiente para probar suerte. Su tiro se marchó desviado.

También hubo agresividad sin balón. La presión alta hacía que el Sabadell no encontrara a su hombre conector, Iago Indias, y menos a Aarón Rey, su futbolista más desequilibrante que esperaba su momento.

Los dos equipos exhibieron esos motivos que les han convertido en los menos goleados del grupo. Un consistencia pesada. Cuesta horrores poder resquebrajarla. De ahí, la importancia de ser eficaces cuando aparece la oportunidad. Y el Nàstic no lo fue en el primer tiempo. Dispuso de tres ocasiones claras. Todas ellas. La primera de estrategia. Salió todo, menos la definición. La botó Pedro del Campo, Pablo Fernández la colgó de cabeza y Trilles, solo en el segundo palo, mandó el esférico a las nubes. Lástima porque el central de Vilafamés hizo un partido defensivo impecable. El gol hubiera sido la guinda.

El duelo era equilibrado. Entre dos equipos que buscaban esa plaza de play-off. Pero eran los granas los que más insistían con el gol. Casi lo encuentran en una doble ocasión que evitaron entre el travesaño y el meta Emilio Bernad. Nil centró desde el costado izquierdo a un menudo Romera que saltó como nadie para cabecear un balón que repelió el poste. Pablo Fernández atacó el rechace pero el meta se estiró para sacarla de encima de la misma línea de gol.

La réplica del Sabadell llegó de manera inmediata. En el contragolpe de la doble ocasión grana. El cuero le llegó a Aarón Rey, el mayor peligro. Pero se encontró con un enorme Manu García que repelió el disparo con el pie.

Con la sensación de haber podido abrir brecha se marchó el Nàstic a los vestuarios. Si fuera un combate de boxeo, el Nàstic ganaba a los puntos. Pero no conseguía dar el golpe. Amenazaba y lanzaba los guantes, sin llegar a conectar con la mandíbula local.

Sí logró golpear el Sabadell nada más comenzar el segundo tiempo. Jacobo sorprendió desde atrás, sin marca, para rematar a placer un centro desde la derecha.

El Nàstic demostró carácter. Trató de reponerse y buscó el segundo. Adelantando las líneas y arriesgando. Pudo salirle cara, con dos llegadas de Simon y Romera que no supieron definir, pero salió cruz. Porque con tanto espacio a su espalda, el Sabadell tenía el terreno propicio para atacar verticalmente. Demasiado campo para Aaron Rey que, esta vez sí, culminó el contragolpe con el 2-0. El partido murió ahí para el Nàstic que se pudo llevar una goleada para despertar ante una realidad, el play-off está muy difícil.

Comentarios
Multimedia Diari