Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Tarragona nutre a la defensa del Sabadell

Aleix Coch y Guillem Molina forman la zaga arlequinada

| Actualizado a 28 abril 2022 10:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La Nova Creu Alta siempre representa uno de esos feudos en los que uno sabe que va a acudir para sufrir. No hay más. Allí si se quiere sacar rédito no hay lugar para el confort. Un estadio que aprieta y que lleva en volandas a su Sabadell. Probablemente nadie hubiese creído que los arlequinados iban a pasar del pozo a pelear por la promoción en cuestión de meses. Buena parte de la responsabilidad de este viraje se debe a un Pedro Munitis que revivió al equipo desde su llegada al banquillo. Lo cogió en la zona de descenso y ahora lo tiene sexto a solo un punto del play off.

Buena parte de esta reacción se debe a su muro de contención. Una defensa que ha subido el listón y de la que forman parte dos jugadores a los que Tarragona vio dar sus primeros pasos con el balón. Aleix Coch y Guillem Molina. Uno comienza su carrera y el otro ya comienza a ver su final, pero ambos están ofreciendo un nivel de fiabilidad extrema.

Aleix Coch (Tarragona, 1991) se ha convertido en el capitán y en el referente del conjunto arlequinado. Una voz autorizada dentro y fuera del vestuario. 120 partidos suma ya con el Sabadell y este año ya ha acumulado 29 partidos. Lo ha jugado casi todo y solo ha sido sustituido en un partido.

Su importancia es capital y fue uno de esos jugadores que no dudó en dar un paso adelante cuando las piernas temblaban. Al fin y al cabo es un futbolista que ha saboreado el barro durante muchos años y que le debe al Sabadell la oportunidad de haber podido militar en el fútbol profesional. Eso no se le olvida y por ello defiende esos colores como si la vida le fuera en ello.

$!Guillem Molina celebra su gol conseguido con el Sabadell. Foto: Instagram/Guillemmolina

Por eso es la Nova Creu Alta es una figura más que respetada. Se ha ganado la etiqueta de ídolo con total merecimiento y el Nàstic sabe que tiene en él la figura de un anfitrión envenenado.

Guillem Molina (Valls, 2000) llegó este verano al Sabadell procedente de un Valencia en el que pasó por su cantera y con el que llegó a debutar con el primer equipo ché tanto en Primera División como en la Copa del Rey. El conjunto arlequinado decidió apostar firmemente por él como una pieza de presente y futuro. Poco tiempo ha tardado en darle la razón a la dirección deportiva del Sabadell porque el defensa vallense ha gozado de la titularidad de manera más o menos regular y en este último tramo de curso ya suma cinco partidos consecutivos al completo. De hecho, marcó el gol de la victoria hace dos jornadas en la Nova Creu Alta frente al Sevilla Atlético.

Ramon Folch es el otro futbolista local que milita en el Sabadell, pero con menos minutos

Un caso distinto es de un Ramon Folch que apuntaba a ser pieza importante, pero que no está teniendo la confianza esperada. Comenzó la temporada acumulando tres titularidades consecutivas, pero desde entonces solo ha sumado nueve minutos más. Acumula suplencias de manera consecutiva en un curso nada sencillo para un jugador que hay que recordar que llegaba procedente del fútbol profesional.

Comentarios
Multimedia Diari