Previa Vendrell - Reus: 'Hermanos' enfrentados

Miras y Jepi Selva compartieron 'escuela' en el Cerdanyola y el Barça y fraguaron una amistad que perdura en el tiempo. Los dos son franquicias del Moritz y el Reus y este martes se medirán en el Club d'Esports

| Actualizado a 22 mayo 2017 11:26
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

Los caminos de Jepi Selva (Valls, 1985) y Sergio Miras (Cerdanyola, 1986) se cruzaron cuando la élite era sólo un sueño. En la escuela del Cerdanyola, el pequeño Selva compareció de benjamín procedente del Ripollet. Allí le esperaba Tegio, su socio en la pista y futuro amigo inseparable. Tegio era Miras. Así le apodó Jepi. Para Sergio, el de Valls es, a veces, Jepilín.

En aquel Cerdanyola pronto empezaron a destacar. Miras, como defensa cierre. Selva, como atacante goleador. Se entendían a la perfección, quemaron etapas a pasos agigantados y los cazatalentos del Barcelona apostaron por ellos. Los dos vistieron de azulgrana todavía en época de enseñanza. Jepi, como juvenil de primer año y Miras, en edad infantil. Un año les separa, aunque casi siempre actuaron juntos.

En la academia del FC Barcelona recibieron magisterio de máximo nivel. Creció la exigencia, pero respondieron a ella. También aprendieron valores personales. Su paso por el Barça terminó en el escalón final. Consolidarse en el primer equipo era, por aquel entonces, misión casi imposible.

Quim Paüls, ex histórico jugador y director deportivo azulgrana, decidió que Jepi necesitaba una cesión de OK Liga para cerrar su proceso de crecimiento. Fue a Lleida. En 2004. Antes, Carlos Figueroa, el prestigioso míster del mejor Barça de la historia, le hizo debutar con la primera plantilla con apenas 16 años. En un partido ante el Macarena sevillano. Jepi aprendió al lado de los mejores. En especial guarda buen recuerdo del Negro Páez, uno de sus referentes. Miras llegó a la cima algo más tarde, pero también vivió al lado de las estrellas. Completó sus tres años de júnior con la primera plantilla del Barça, con la que debutó con 18 recién cumplidos ante el Vila-seca.

Justo en la antesala del lujoso escaparate de la OK Liga separaron sus caminos. Nunca han vuelto a coincidir, pero mantienen una amistad firme. Hablan a menudo. Bromean siempre, menos cuando se miran cara a cara en la pista. Allí no hay tregua.

Noia (2005-09), Blanes (2009-2012), Vendrell (2012-13) y Reus completan el trayecto de Jepi. Alcoy (2006-07), Cerdanyola (2007-08), Sitges (2008-09), Vilafranca (2009-10), Liceo (2010-12) y Barça (2012-13) y Vendrell, el de Miras. En la actualidad, los dos ‘colegas’ conviven con la presión de tener que llevar parte del peso de sus equipos. Responden a perfiles distintos, pero igual de importantes.

Miras es la pieza fundamental del Moritz. Su alma, el timón de la nave. Especialista en llevar el peso del juego y exquisito en los penaltis y el tiro exterior. Su valor creció la pasada temporada, cuando llevó a aquel equipo de Guillem Cabestany a ganar la Copa en Lleida. Este verano, el Reus anduvo un paso de ficharle. Decidió mantener su status en el Club d’Esports.

Jepi, en cambio, es electricidad, el arranque demoledor. Ofrece desequilibrio en el uno contra uno y capacidad para el gol. En el Reus ha tomado papel principal este curso. De hecho disfruta de su momento de forma más dulce.

Con él acudirá este martes al Club d’Esports, donde espera un derbi que ya se ha convertido en Clásico. Allí le aguarda su amigo Miras para retarle. Moritz Vendrell y Reus ofrecerán otra velada de máxima rivalidad. Un partido que suele dejar buen recuerdo porque los protagonistas apuestan por el buen gusto. Sólo se echará de menos a Ángel Rodríguez. El resto están citados a las 21.00 horas. Con dos ‘hermanos’ enfrentados.

Comentarios
Multimedia Diari