Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Renovaciones prioritarias en el Nàstic

Marc Trilles, Manu García, Joan Oriol y Alex Quintanilla son los cuatro jugadores que tienen la oferta de continuidad encima de la mesa

| Actualizado a 19 junio 2022 10:16
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Nàstic quiere estabilidad. En los despachos, el banquillo y también en el campo. A falta de cerrar la continuidad del técnico Raül Agné en el banquillo del Nàstic -y la del director deportivo, Sergi Parés, que está prácticamente hecha- el club se ha marcado mantener la misma línea en la plantilla y conservar la columna vertebral del equipo que ha llegado a las puertas de Segunda División.

En el plan de renovación que se ha marcado la entidad tarraconense hay cuatro futbolistas que figuran como prioritarios. Cuatro futbolistas que han sido indiscutibles para Raül Agné y que han liderado sobre el terreno de juego, y fuera de él, al conjunto grana. Son Manu García, Joan Oriol, Marc Trilles y Alex Quintanilla. Los cuatro son los únicos jugadores, por ahora, que acaban contrato y que disponen de la propuesta del club para seguir una temporada más en Tarragona. Ninguno ha dado por buena la oferta todavía y las expectativas de que puedan seguir son dispares.

El meta Manu García ha sido el mejor portero de la categoría. Sus 21 porterías a cero así lo indican. Igual que sus incontables intervenciones que sumaron puntos. En la planta noble de la Budallera nadie duda de que el portero tiene que seguir en Tarragona. Y harán esfuerzos para que así sea. Todos los que se puedan a nivel económico. Aunque también son conscientes de que puede salir competencia. Dura competencia. Algunas fuentes apuntan a que puede tener ofertas andaluzas, del Córdoba para ser más exactos, e incluso puede haber llegado interés de algún equipo de Segunda División. Dos situaciones que complican la continuidad del de Pedrera, que le gustaría poder estar más cerca de su familia. Una apuesta clara por pelear por el ascenso directo sería el primer paso para convencerlo. Más allá de presentarle unos números que puedan competir con los que le lleguen de otras partes. El club no ve imposible su renovación pero puede ir para largo.

El caso de Joan Oriol puede ser el más sencillo. Aunque no a cualquier precio. El de Cambrils ha ofrecido un rendimiento indiscutible. Titular en 39 de los 40 partidos (uno se perdió por sanción) y el futbolista con más minutos de juego. El capitán quiere seguir y el club quiere contar con él de cara a la temporada 2022/23 pero esas buenas volutnades hay que ponerlas en sintonía. Una negociación que ha avanzado y que está cerca de cerrarse.

Las dudas de Alex Quintanilla no tienen nada que ver ni con el proyecto ni con la propuesta económica, ni tampoco porque tenga otro equipo. Es un asunto más personal. Desde hace años es socio de la empresa Enegas Redes de Fluidos y Sistemas de Combustión con sede en Leioa. Las obligaciones en la empresa cada vez le exigen más presencia en la toma de decisiones y desde Tarragona se hace difícil poder cumplir con todas. De haber subido, no hubiera tenido dudas. El poder jugar en el fútbol profesional le hubiera dado una excusa potente para seguir en el fútbol y en Tarragona. Ahora esa posibilidad se resiente. No hay nada decidido. Todavía hay opciones de converncerle de seguir. Es más una decisión personal, en la que valora incluso la retirada, que un asunto de contrato.

A Marc Trilles no le convence la propuesta. Una oferta que se le hizo llegar hace semanas. Antes incluso de jugar el play-off, pero no satisface las peticiones económicas del futbolista. Debido a la situación económica, el club espera llevar un importante recorte salarial y el central castellonense no se ha quedado al margen. La oferta es a la baja, un aspecto que podría entender, pero si esa disminución fuera menor. Los cantos de sirena que le llegan desde otros lares no ayudan. Podemos estar delante del habitual tira y afloja de las negociaciones entre club y jugador. O bien tratarse de un distanciamiento insalvable. Una vez finalicen estas negociaciones, para bien o para mal, empezarán con otros futbolistas que también finalizan contrato el 30 de junio.

Perder la final del play-off de ascenso a Segunda A no representó únicamente una decepción a nivel deportivo para el Nàstic, sino que también resultó un auténtico desastre en lo económico. En otra nueva muestra de la mala organización por parte de la Federación Española, el club tarraconense tuvo que desembolsar unos 300.000 euros. Esta cantidad corresponde, entre otros conceptos, a los dos desplazamientos que hicieron equipo y cuerpo técnico a Galicia (semifinales y final), a las ayudas para que los socios y aficionados pudiesen viajar a un precio razonable y a los objetivos que tenían estipulados los futbolistas en sus contratos por llegar hasta la fase final del torneo.

Comentarios
Multimedia Diari