Deportes ALPINISMO

Òscar Cadiach, más allá de los 14 ochomiles

El alpinista tarraconense cerró hace un año el círculo con la conquista del Broad Peak. Ahora prepara ya su siguiente reto: el Gyachung Kang (7.952 m.), la 15ª cima más alta del planeta, en primavera de 2019 

Francesc Joan

Whatsapp
Òscar Cadiach, con la foto conmemorativa de su ascensión al Broad Peak del 27 de julio de 2017 que preside su tienda FOTO: Pere Ferré

Òscar Cadiach, con la foto conmemorativa de su ascensión al Broad Peak del 27 de julio de 2017 que preside su tienda FOTO: Pere Ferré

«Aquel día se alinearon los astros. Era el ideal. Las condiciones en la montaña eran perfectas, yo me encontraba en muy buen estado; contábamos con un buen equipo, compenetrado y de enorme confianza, e hicimos una magnífica estrategia». Òscar Cadiach nunca olvidará el 27 de julio de 2017. Este viernes se cumple un año exacto de su ascensión al Broad Peak (8.047 metros). Una conquista que le permitió completar los 14 ochomiles de la Tierra y se convirtió en el primer alpinista catalán en completarlos sin la ayuda de oxígeno adicional. 

Fue una cima titánica, después de 15 horas ininterrumpidas de esfuerzo de Cadiach y sus compañeros desde que lanzaron su ataque desde el campo III del Broad Peak, situado a 7.200 metros de altitud. Era su cuarta expedición consecutiva a la montaña paquistaní (en 2014 se quedó a 22 metros de desnivel de la cima, y en 2015 y 2016 le fue imposible superar la cota de los 7.500 metros por las adversas condiciones climatológicas y mal estado de la nieve).

El tarraconense compartió su éxito con el alpinista local Mohammed Ali ‘Sadpara’, el turco Tunç Findik y el porteador baltí de altura Yosuf, sus compañeros de expedición que también alcanzaron la cumbre. La cima tuvo tintes de épica al conocerse después de que estuvieran 24 horas sin ingerir líquido, al no poder fundir nieve.

Su hazaña ya ha quedado para la historia del deporte. Sólo 19 personas habían completado antes todos los gigantes de la Tierra sin ayuda de oxígeno suplementario; Cadiach fue además la persona de mayor edad en completarlos (64 años). También fue el que más tiempo tardó en cerrar el círculo, 33 años, entre el Nanga Parbat, en 1984, y este Broad Peak, en 2017.

«Parece que fue ayer y ya ha pasado un año. Echo en falta esas sensaciones. En la montaña y también en la ciudad, por el ambiente que se respiraba cuando me marchaba de expedición y cuando regresaba a Tarragona, desde que decidí acabar el proyecto los ochomiles», explica ahora.

«Hace un año en el Broad Peak se alinearon los astros. Era el día ideal» 

Cadiach recuerda la ascensión al Broad Peak mientras prepara el que será su próximo reto alpinístico, la ascensión al Gyachung Kang (7.952 m), que intentará en primavera de 2019. Se trata del siete mil más alto de la Tierra y por tanto la decimoquinta más montaña más elevada, situada entre Tíbet y Nepal.

Su idea inicial pasaba por escalar esta cima y desde la cumbre recorrer la arista que la separa del Cho Oyu (8.201 metros). Era el proyecto que Cadiach había bautizado como la ‘gran travesía de la vía láctea’. Sin embargo el elevado presupuesto que implica, ya que obliga a solicitar un doble permiso, le hace desistir y apostar por únicamente una parte.

Junto a polacos y a alemanes
«Es igualmente una aventura muy interesante porque escalaremos por una ruta nueva y por tanto sería una nueva aportación dentro del alpinismo mundial», explica Cadiach, quien adelanta además que ya tiene apalabrado el equipo de expedicionarios que le acompañará: «Alemanes y polacos», añade.

El Gyachung Kang sólo ha sido escalado en tres ocasiones: en 1964 por los japoneses Y. Kato, K. Sakaizawa y Pasang Phutar y K. Yasuhisa Machida; y en 1999, a través de la cara norte, por una expedición eslovena, vía que repitió en 2002 Yasushi Yamanoi.

Cadiach ya cuenta en su historial con nuevas aperturas mundiales, como la Fem Tarragona en el Broad Peak Central, por la vertiente china del Chinjiang (1992); la Free Tibet en el Cho Oyu, por su arista NNW (1996) o la variante en la travesía del Rupal al Diamir, en el Nanga Parbat (1984), que consiguió junto al vallense Jordi Magrinyà en el que fue el primer ochomil para ambos y para Tarragona. Sin olvidar que fue además el primer occidental en escalar la cara NNW del Everest y su segundo escalón en estilo libre (1985).

A la espera de esa próxima expedición al Gyachung Kang Cadiach sigue realizando actividad de montaña. En los últimos meses ha escalado en los Pirineos, en el Aneto y también ha conducido a distintos clientes hasta la cima del Montblanc, el techo de los Alpes con sus 4.810 metros que ha escalado en 35 ocasiones como guía de montaña.

El alpinista tarraconense tenía previsto desplazarse ahora hasta Kirguistán para afrontar durante las tres próximas semanas la ascensión del pico Pobeda (7.439 metros) y mantenerse en forma en las grandes cumbres. Sin embargo ha decidido cancelar la expedición, por falta de garantías. Debía unirse a alpinistas rusos.

Temas

Comentarios

Lea También