Sònia Rodríguez brilla en Las Vegas

La culturista de Reus logró el tercer puesto en el Campeonato del Mundo organizado por la WNBF

| Actualizado a 17 diciembre 2021 12:24
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Las Vegas, Nevada, Estados Unidos. Pocas ciudades del planeta gozan de la espectacularidad y el ‘glamour’ que la llamada Capital del Entretenimiento. Sus impresionantes y lujosos hoteles albergan algunos de los mejores eventos mundiales. Deportivos, económicos y también culturales. Este noviembre, The Linq Hotel & Casino fue sede del Mundial de culturismo natural organizado por la WNBF, la asociación más importante en este deporte. 14 mujeres de todo el planeta competían por llevarse la gloria de brillar en la ciudad más brillante de todas. Y ahí estuvo haciéndolo como la que más la reusense Sònia Rodríguez, de 32 años, que se alzó con el tercer puesto en su primera participación en un evento de este alcance. «No hay ningún campeonato mejor. Es la élite. Lo máximo dentro del culturismo natural y acabar tercera es para estar contenta», cuenta.

El camino para llegar hasta este nivel de competición ha sido duro, pero Sònia Rodríguez lo ha superado mucha constancia, confianza y prácticamente sola. El deporte siempre ha estado presente en su vida. Cuando era pequeña atleta del Reus Ploms. Un ejercicio que aunque no destacó en grandes campeonatos sí que le granjeó una manera de entender la vida muy vinculada con la actividad física. Hace unos ocho años comenzó a aplicarse en la musculatura.

Ejercicios con pesas fueron cogiendo importancia dentro de su entrenamiento. «Veía como mi cuerpo se iba transformando hasta que hace tres años, animada también por gente del mundo del culturismo que me decía que tenía una línea muy buena, decidí comenzar a competir», explica. La reusense ha sido muy autodidacta. Las primeras etapas de coger volumen de los músculos y después definirlos los hizo siguiendo vídeos de profesionales a través de Youtube o Instagram. Después de su primera competición, la Copa Catalunya en la IFBB, que acabó segunda en la categoría body-fitness, tenía claro que quería seguir el modelo del culturismo natural, un tipo de culturismo que no permite el uso de ningún tipo de sustancia que mejore el rendimiento del deportista ya sea en la competición o en los entrenamientos.

El salto hacia el profesionalismo dentro del culturismo natural lo dio en 2020, participando en la AECN, la asociación española de culturismo natural. Su triunfo en el Campeonato de España le otorgó el derecho de participar en el Mundial. Sin embargo, la situación de emergencia sanitaria a causa del Covid-19 hizo que se sustituyera por una competición internacional. Sònia Rodríguez logró el primer puesto y el carnet de ‘PRO’ que le permitía participar en los torneos de la AECN (la segunda promotora del culturismo natural por importancia).

En este 2021 se propuso aumentar el nivel y pasar a los eventos de la World Natural Bodybuilding Federation (WNBF), la organizadora de los mejores campeonatos. El proceso fue similar. Primero tuvo que acudir al Estatal, que se celebró en Mallorca. Sònia Rodríguez fue la mejor en la categoría ‘figure’ y se ganó el carnet ‘PRO’, indispensable para acudir a Las Vegas. La victoria española también le garantizó una beca con la que sufragar el coste del viaje a Estados Unidos.

Un viaje inolvidable

Su experiencia en Las Vegas la resume con un «impresionante». Desde que llegó al hotel una semana antes para poder aclimatarse a la zona horaria) todo fueron facilidades. Una aplicación le permitía solicitar cualquier producto alimentario que necesitase para prepararse para la competición.

El primer día suele ser de nervios, pero Sònia Rodríguez los dejó de lado. «Cuando has hecho una buena preparación vas tranquila», cuenta. Ya llevaba encima las capas de tinte que hacen resaltar los músculos y había pasado tanto por maquillaje como peluquería, en una puesta a punto final. El trabajo llevaba meses hecho. Antes de salir al escenario una última sesión de carga -«unas tortitas con miel», en el caso de Sònia- y a bombear los músculos con unos elásticos o unas mancuernas. El primer ‘pase’ ante los jueces es una comparativa. Las participantes salen de cinco en cinco y deben completar las cinco figuras o poses. «Es una ‘presentación’ en la que ya más o menos se empieza a intuir el podio», explica. Su nombre estaba entre las cinco finalistas que volvieron a aparecer de manera individual por el escenario para hacer el paso libre. Un desfile en el que se repiten las mismas figuras. Ganó Shannon Kelly. El nombre de Sònia Rodríguez fue el tercero. Más que suficiente para su primera experiencia entre la élite. Aunque no esconde que su ilusión es ser primera: «Soy bastante competitiva y pese a que el resultado es extraordinario me quedé con las ganas de ser la primera».

Un reto que se ha marcado ya para el año que viene. Gracias a su carnet PRO volverá a competir en Los Ángeles, escenario que acogerá la competición en 2022, para regresar a casa, esta vez, con el premio máximo.

Comentarios
Multimedia Diari