Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Adam Tomàs (ERC) aspira a revalidar su mayoría absoluta en Amposta

Los grupos de la oposición (PSC y Junts) esperan reforzar su posición y lograr representación en el consistorio

Nuria Messeguer

Whatsapp
La falta de especialistas y más concretamente de pediatras en el CAP es uno de los temas que preocupan a Amposta  FOTO: Joan Revillas

La falta de especialistas y más concretamente de pediatras en el CAP es uno de los temas que preocupan a Amposta FOTO: Joan Revillas

El Ayuntamiento de Amposta no conoce otra forma de gobierno que la mayoría absoluta desde las elecciones del año 1991, y las probabilidades que así continúe a partir del próximo 26 de mayo son bastante elevadas. Adam Tomàs, actual alcalde por Esquerra de Amposta-ERC, llega a la contienda con la confianza de que podrá revalidar la cómoda mayoría absoluta conseguida hace cuatro años y que permitió poner fin a 28 años de mandatos ininterrumpidos de CiU. Tomàs supo capitalizar el descontento ciudadano fruto del desgaste, vicios y sonados escándalos de los últimos gobiernos convergentes. 

Los convergentes, por otro lado, se han convertido en el principal grupo de la oposición después de perder en el 2015 cuatro regidores. Ahora rebautizados como Junts Per Amposta, aspiran a continuar manteniendo el pulso con una nueva cabeza: Manel Macià.Hijo del presidente de la Comunidad de Regantes de la Derecha del Ebro, uno de los poderes fácticos más importantes del Delta, encabeza un proyecto que ha definido como «la Amposta Magnética». 

Quien se aferra a los buenos resultados conseguidos por los resultados de las generales es el PSC, que en las elecciones del 28 de abril fue la segunda fuerza más votada –con más 2.000 votos–. Así, pues, el PSC intentará mejorar los resultados del pasado 2015, que les dejaron con solo dos regidores en el consistorio. 

El encargado de restablecer el orgullo del partido socialista en el municipio de Amposta es Francesc Miró, veterano político que ya fue alcalde de Godall, otra población de la comarca del Montsià. Estará acompañado por la actual regidora Anna Tomàs, como número dos, y otros nombres nuevos completan a la lista.

El mandato de ERC

Tomàs cierra un mandato sin grandes sobresaltos, en el cual ha restablecido el funcionamiento interno municipal, cerrando algunos de los proyectos que habían quedado encallados y resolviendo la herencia envenenada de los anteriores mandatos. Esto, pero, no le ha ahorrado algunas críticas sobre la calidad de la atención sanitaria en aspectos concretos, como el servicio de pediatría. 

El gobierno municipal ha conseguido equilibrar las cuentas y reinvertir recursos en obras de mejora de los espacios públicos y el fomento de la ocupación. También ha intentado mantener a raya, con múltiples operaciones policiales, la actividad de los vendedores de drogas en los barrios del Grau y las Quintanes, que están causando una considerable sensación de inseguridad entre los vecinos.

Uno de los aspectos más visibles de este mandato, pero, ha sido la proliferación de actividades culturales, espectáculos y celebraciones en espacios públicos, que ha llevado muchos ciudadanos a calificarlos, no sin cierta ironía, como «el gobierno de las fiestas y festetes».

Los temas que preocupan a la ciudad de Amposta son principalmente los que tienen que ver con la sensación de inseguridad ciudadana y la compraventa de drogas, potenciar comercio local y solucionar la falta de pisos de alquiler, sobre todo aquel vinculado al río, uno de los grandes referentes de Amposta.

La Amposta «magnética»

Este es el lema de Junts per Amposta. Sobre el tema de la seguridad y la compraventa de sustancias estupefacientes, el partido apuesta por la «instalación de cámaras de seguridad en diferentes puntos de la vía pública de la población». 

Según Macià, eso garantizaría la vigilancia tanto de los comercios como de los puntos de venta y compra de drogas. Macià también considera que se debería tener «más coordinación con los Mossos». Para el Mercado Municipal, el líder de Junts quiere «hacer un espacio donde comer los productos que compras. Y propone reformar el Mercado, como se ha hecho con el de Santa Caterina en Barcelona».

Un PSC contundente

El PSC, para solucionar el problema de la falta de pisos en alquiler, propone establecer un programa de ayudas municipales que dé garantías a los colectivos más vulnerables y así ofrecer precios más asequibles. 

Otro punto cada vez es más importante en la agenda de todos los ayuntamientos es el medioambiente. Los socialistas apuestan por crear una concejalía por la transición ecológica, con una «empresa municipal para producir y comercializar energía eléctrica renovable, para que la luz sea más barata para la gente».

El PSC también opina sobre los olivos milenarios. En este sentido, Miró declara que «se hace necesario, también, que mientras se está tramitando la ley de protección de olivos milenarios y monumentales se decrete de manera inmediata una moratoria o suspensión cautelar que prohíba arrancar los olivos milenarios existentes».

Temas

Comentarios

Lea También