Más de Ebre

Cabras que limpian el sotobosque

La ganadería extensiva se ha reducido drásticamente en las últimas décadas, lo que ha facilitado la extensión descontrolada de las masas forestales
 

Maribel Millan

Whatsapp
Martí Badoquio, con su rebaño de cabras.  FOTO: joan revillas

Martí Badoquio, con su rebaño de cabras. FOTO: joan revillas

Martí Badoquio es pastor en la Terra alta. Este vecino de Bot cuenta con un rebaño de cabras blancas de Rasquera (raza autóctona de la zona), un total de 300 cabezas, que durante los meses de verano se alimentan en la maleza de la serra de Pàndols, entre los términos municipales de Gandesa y Pinell de Brai. Según detalla, en los cuatro años que lleva en esta sierra conocida por las contiendas de la batalla de l’Ebre, el sotobosque se ha reducido de forma notable. «Los animales se encargan de comer todo aquello que hay entre el suelo y hasta una altura de unos 1,80 metros debajo de los pinos: matas, arbustos, hojas, carrascos, lo dejan todo bien limpio», explica. 
El hecho de mantener el sotobosque a raya cambia la perspectiva de los incendios: «de una afectación mínima a arrasar con todo», comenta el pastor. En las Terres de l’Ebre se mantienen contadas actividades de pastoreo, en la Terra Alta, los Ports, o la zona de Rasquera y Cardó, pero muy lejos de la actividad de hace medio siglo, que permitía mantener limpios los bosques. Un ejemplo es la misma cabra blanca de Rasquera, que hoy cuenta con unas 5.000 cabezas, frente a las 30.000 de décadas atrás. Martí Badoquio centra su actividad en la venta de carne de cabrito, mientras que la limpieza de los bosques no le reporta más beneficios que el acuerdo al que llegó con los ayuntamientos, para que le hagan llegar el agua para que beban las cabras, con cubas de las Asociaciones de Defensa Forestal (ADF).

Ante los grandes incendios que han afectado el territorio, el último en la Conca de Barberà pero con el de la Ribera d’Ebre de 2019 todavía bien presente, los pastores de las Terres de l’Ebre y Tarragona reivindican su actividad como básica para el mantenimiento del entorno rural. Piden a la administración que tome nota y les preste más atención y ayudas.

En este ámbito trabaja la iniciativa innovadora Espai Test Agrari, iniciada en Gandesa como prueba piloto para incorporar nuevos pastores a la zona e incrementar la limpieza de la maleza en los bosques de titularidad municipal, muy extensos. Se trata de un proyecto con fondos europeos e implicación de diversas administraciones, en marcha en Catalunya y Extremadura, por el que ya se ha construido un corral en la capital de la Terra Alta y en otoño se contratará un pastor, al que se formará y acompañará para desempeñar estas labores. Al frente de la propuesta está la Associació d’Iniciatives Rurals de Catalunya (ARCA), con la Federació de ADF de la Terra Alta y la colaboración, entre otros, de la Escuela de Pastors de Catalunya.

Temas

Comentarios

Lea También