Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

De Campclar a Santa Bàrbara: los cazadores furtivos de jilgueros

Los dos hombres localizados y denunciados por la Guardia Civil habían desplegado una red abatible, conocida coloquialmente como de libro, en un área privada de caza

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: Guardia Civil vigilando la red japonesa decomisada en Santa Bàrbara. FOTO: Guardia Civil

FOTO: Guardia Civil vigilando la red japonesa decomisada en Santa Bàrbara. FOTO: Guardia Civil

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Tarragona (Seprona), sorprendieron el pasado sábado 15 de junio a dos furtivos vecinos del barrio de Campclar (Tarragona), de 42 y 44 años, cuando intentaban capturar jilgueros con artes prohibidas en el paraje conocido como barranco Baiot del término municipal de Santa Bàrbara (Montsià).

Los hechos sucedieron en un área privada de caza de Santa Bàrbara, durante la prestación del servicio orientado a la protección de la flora y la fauna, la Guardia Civil localizó instalada en el terreno rural abierto una red japonesa de grandes dimensiones y a su alrededor 4 jaulas con jilgueros vivos utilizados como reclamo. Estas aves fringílidas sirven para atraer a las aves de la misma especie hacia las trampas.

Próximos a la zona de captura se localizaron dos personas, las cuales manifestaron que el artilugio instalado era de su propiedad y que no contaban con ningún tipo de autorización, por lo que fueron denunciados ante el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Natural de la Generalitat de Catalunya, por infringir varios conceptos de la normativa relacionada con la protección de animales y la conservación de la flora, la fauna y la biodiversidad.

Se incautaron varios ejemplares de jilguero y pardillo común, los cuales fueron liberados en su medio natural. Cabe resaltar que, las especies de aves fringílidas, como el jilguero, el verderón y el pardillo común no se encuentran catalogadas como amenazadas, pero gozan de un régimen de protección especial. En Catalunya se prohíbe expresamente su captura sin excepciones.

Temas

Comentarios

Lea También