De vacaciones en un velero por el Mediterráneo

Propuestas. Los viajes de larga distancia se suelen hacer con velero, mientras que el uso de motor se aplica para viajes rápidos

ÁLEX FAURA

Whatsapp
Uno de los servicios que se ofrecen es el alquiler de veleros. FOTO: cedida

Uno de los servicios que se ofrecen es el alquiler de veleros. FOTO: cedida

Las salidas en barco están siendo una de las modas de este atípico verano. El alquiler de embarcaciones chárter es una gran opción para irte con los tuyos a pasar el día a una cala e incluso, una semana por las Islas Baleares.

Las empresas Becharter y Cambrils Charter ofrecen el servicio de alquiler de embarcaciones con o sin patrón. Es necesario, eso sí, la titulación para poder pilotar el barco. Este título se puede conseguir realizando un curso intensivo de cuatro horas.

Los barcos pueden ser máximo de seis metros pero con potencia ilimitada. Las bases de embarcaciones de l’Estació Nàutica se encuentran en Cambrils, Port Calafat, L’Ampolla y L’Ametlla de Mar. El servicio que ofrece consiste en la posibilidad de coger un barco con motor para realizar desplazamientos rápidos y de corta distancia, como puede ser una visita a L’Ametlla de Mar en tan solo 30 minutos o bien, ir al Delta de l’Ebre. Otro de los servicios que se ofrecen es el alquiler de veleros. Esta modalidad se utiliza más para largos desplazamientos. Los clientes los suelen coger para una semana y poder así, ir a Ibiza en un viaje de unas 20 horas de duración.

El precio de estas embarcaciones de motor es de 200 euros al día en temporada baja y de 370 euros en temporada alta. La capacidad del barco permite albergar hasta seis personas. El seguro a todo riesgo cuesta 49 euros.

Jaume Cabré, un padre de familia de Reus que ha vivido la experiencia, explica que «he navegado con vela ligera junto a mis cuatro hijos y mi esposa. El pasado sábado fue el cumpleaños de mi hijo pequeño y lo pasamos en grande. Fuimos hasta Roda de Berà y anclamos el barco para que los niños se bañaran e hiciesen Paddle Surf».

Sobre la diferencia entre navegar con un velero o con motor, el reusense reconoce que «me gusta más navegar con vela ya que no se escucha el ruido del motor y la tranquilidad es total. La sensación de velocidad no es la misma, ya que los veleros van a unos seis nudos y el barco con motor a unos 16 nudos de velocidad».

La actividad que cuenta con el apoyo de l’Estació Nàutica de la Costa Daurada está siendo una de las sensaciones del verano. Son muchas familias o grupos de amigos que se suman al hecho de poder disfrutar de unas vacaciones en el mismísimo mar. La clave de alquilar un velero, que ronda los cuatro mil euros semanales, es que es como un hotel, ya que dispone de dos camas de matrimonio, cocina y todo tipo de lujos para pasar unos días desconectando de todo.

Víctor Torres es un cliente que también ha podido disfrutar de la experiencia marítima. «Pese a que me guste más la vela, el pasado domingo alquilamos un barco con cinco amigos para pasar la mañana. Además, reservamos un flotador de arrastre y lo pasamos en grande» concluye el de Cambrils.

Comentarios

Lea También