Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El águila perdicera tumba un parque eólico en Pinell de Brai

La Generalitat utiliza el mismo argumento para reducir de 16 a 7 el número de aerogeneradores del proyecto de Riba-roja d'Ebre

ACN

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

El Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat ha tumbado la declaración de impacto ambiental para el proyecto del parque eólico de Els Brois, en Pinell de Brai (Terra Alta).

La construcción y funcionamiento de esta central, promovida por Fercom Eólica, con seis aerogenardores y unos 18 MW de potencia, generaría un "impacto crítico" sobre las águilas perdiceras presentes a la zona y, por lo tanto, resulta "incompatible" con esta especie.

El gobierno municipal de Pinell de Brai ha celebrado la noticia, en la línea que permite preservar el paisaje y los valores naturales de la zona, si bien durante los últimos años no se les consultó sobre la tramitación, que se alargaba desde el año 2005.

Paralelamente, Territori también ha emitido una decisión más salomónica respete el impacto ambiental del parque eólico Riba-roja d'Ebre, a caballo entre los términos de esta última población, La Fatarella y Flix.

Promovido por Copcisa Eléctrica, de cerca de 50 MW de potencia total, la resolución de la Generalitat ha desestimado la evaluación de impacto ambiental para nuevo de los dieciséis molinos previstos, en este caso, también principalmente por la presencia del águila perdicera, e impone varias condiciones a los siete restantes.

El parque de Els Brois estaba inicialmente proyectado por Eolener –que por el camino acabó siendo absorbida por Fercom Eólica- con un total de 11 aerogeneradores en una zona que estaba considerada como compatible por el Mapa Eólico y no tenía ninguna figura de protección ambiental, a pesar de encontrarse rodeada de varios PEIN –Sierra de Pàndols i Cavalls, Aligars-Serra Fulletera, Cardó Boix o Illes de l'Ebre- y zonas incluidas a la Red Natura 2000.

El año 2010, cinco años después de solicitar la primera licencia ambiental, la Generalitat forzó a los promotores a reducir el número de aerogeneradores de 11 a 6 –instalando molinos más potentes: de 3 MW cada uno- y también a reubicar-los para evitar impactos paisajísticos y para el espacio vital del águila perdicera. Esto obligó la empresa a redactar un nuevo estudio de impacto ambiental que ahora ha sido desestimado definitivamente.

La resolución del Departament de Territori i Sostenibilitat, publicada el 2 de agosto, concluye que "todos los aerogeneradores" son "incompatibles" con la presencia de la mencionada águila, que tiene una zona de nidificación a dos kilómetros al sur y utiliza el espacio como lugar de caza y alimentación.

En este sentido, recuerda que una actividad con un "impacto crítico" sobre esta especie no puede ser autorizada según los mismos acuerdos de gobierno que excluyen cualquier tipo de actuación que afecte su conservación.

La alcaldesa del Pinell de Brai, Eva Amposta, ha celebrado la resolución denegatoria en la medida que "finalmente, se valora el paisaje". "Estando en un territorio rural que reivindicamos la viña, el turismo y, por primera vez, al menos en Pinell de Brai, la Generalitat reivindica lo mismo con un informe desfavorable, según se puede interpretar", argumenta.

Amposta ha argumentado que su posicionamiento no quiere cuestionar la energía eólica como alternativa renovable, sino el modelo empresarial y de gestión que se ha organizado detrás – "grandes empresas que aprovechan los recursos de los territorios rurales para tomar su riqueza fuera: es energía que se vende a kilómetros de aquí"-.

En la resolución, sólo constan las alegaciones críticas del Ayuntamiento de Miravet y de la Plataforma en Defensa de la Terra Alta, así como las favorables de Ecologistas en Acción y de cuatro particulares. "Si tenemos que esperar que cada proyecto que hay no se tiene que resolver hasta después de trece años, esto si que es criticable: la administración tiene que ser mucho más ágil para saber qué territorio queremos. Quizás entonces no estaba claro y ahora sí", ha apuntado Amposta.

Copcisa salva siete de dieciséis molinos a Riba-roja

El mismo día la Generalitat hacía pública la resolución estimando parcialmente la declaración de impacto ambiental del parque eólico Riba-roja, un proyecto que también inició su camino administrativo en 2005.

Copcisa Eléctrica presentó un proyecto modificado en 2015, que contextualizó en la evolución tecnológica y los cambios normativos vinculados a la reforma eléctrica. Localizado también en un espacio de implantación compatible, el Servicio de Fauna y Flora ha detectado que 9 aerogeneradores se sitúan dentro de una zona "incompatible" por la proximidad a un nido de una pareja de águila perdicera y considera inviable su emplazamiento.

En el caso de los siete aerogeneradores restantes, la Generalitat reclama establecer medidas compensatorias para evitar los impactos sobre esta especie con anterioridad a la puesta en marcha del parque. 

Temas

Comentarios

Lea También