Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El papa Francisco anima en persona a la cofradía de la Verge de la Cinta

El pontífice les dirigió un discurso en el que recordó que cofradía significa "unión de hermanos"

Diari de Tarragona

Whatsapp
El papa Francisco anima en persona a la cofradía de la Verge de la Cinta

El papa Francisco anima en persona a la cofradía de la Verge de la Cinta

El papa Francisco recibió hoy a la cofradía de la Verge de la Cinta de Tortosa, con motivo del cuarto centenario de la fundación, y les animó a ser "fermento de solidaridad en la sociedad".

La delegación estaba compuesta por el obispo de Tortosa, Enric Benavent, y la alcaldesa Meritxell Roigé, así como de cofrades y devotos de la virgen patrona de Tortosa.

El pontífice les dirigió un discurso en el que recordó que cofradía significa "unión de hermanos", pero que "no basta con decir que somos hermanos, sino que hay que recordar siempre esa unidad fundacional que nos marca como tales".

Les dijo que "el vínculo de la caridad, como cofrades, los une con su obispo y, a través de él, con el Papa" y que ello constituye un don y también una misión: "la de ser fermento de solidaridad en la sociedad".

Animó también a continuar con su labor de "que la Iglesia sea ante todo casa, familia, lugar de acogida y de amor, en la que todos, especialmente los pobres y marginados, puedan sentirse parte y jamás verse excluidos ni rechazados".

La Verge de la Cinta se celebra cada año el primer domingo del mes de setiembre y es la fiesta mayor de Tortosa.

La archicofradía, aprobada por el Papa Pablo V el 7 de junio de 1617, colabora desde hace ya muchos años en proyectos caritativos de la diócesis, según explicó el obispo a los medios del Vaticano. 

En su discurso, antes de las palabras del papa, el obispo de Tortosa recordó la historia de la Verge de la Cinta, que según la tradición, en la noche entre el 24 y el 25 de marzo de 1178, cuando ya estaba terminada la construcción de la catedral de Tortosa, se apareció a un sacerdote que se preparaba para celebrar el oficio de la mañana. Ella dio el cíngulo de su manto como signo de su amor". 

Temas

Comentarios

Lea También