Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El remo conecta Seatle y Tortosa

Intercambio deportivo cultural. Se lleva a cabo entre el Club de Rem de Tortosa
y el Pocock Rowing Center de Seattle, y tendrá continuidad en estos próximos años

ENRIC ALGUERÓ

Whatsapp
Los remeros americanos, en el Ebre. FOTO: CEDIDA

Los remeros americanos, en el Ebre. FOTO: CEDIDA

El pasado 30 de julio regresaron a Estados Unidos unos invitados muy especiales del Club de Remo Tortosa. Una decena de remeros y remeras de entre 15 y 18 años del Pocock Rowing Center de Seattle de los Estados Unidos estuvieron en Tortosa, realizando un programa de colaboración entre los dos clubes. Se trata de un intercambio deportivo y cultural que consta de dos partes: la primera, en la que los remeros americanos estuvieron 15 días en Tortosa, y una segunda, cuando un grupo de componentes del Club de Remo Tortosa viajarán hasta Seattle, entre el 15 y el 27 de agosto.

Como indicó el técnico del Pocock Rowing Center, Alexander Mann, la iniciativa surgió por parte del club estadounidense. «Buscábamos un lugar donde poder ir este verano, que fuera interesante, donde pudiéramos estar bien, tener un intercambio cultural y mejorar también nuestro nivel en la faceta deportiva».

Remando con el mítico puente rojo o puente del ferrocarrilde Tortosa detrás. FOTO: cedida

La propuesta de venir a Tortosa se la hizo un técnico barcelonés que entrena en Seattle y conoce a José Maria Chavarria, presidente del Club de Rem Tortosa. Se crearon parejas de intercambio –partners– y los remeros tortosinos que participan en la experiencia acogieron en su casa a su ‘partner’ de Seattle. Finalizado este periodo de convivencia, tanto los jóvenes remeros y remeras como los entrenadores terminaron muy satisfechos con la experiecia.

«Las familias nos acogieron extraordinariamente bien», manifestó Mann, que valora muy positivamente el intercambio cultural, ya que «la experiencia fue muy enriquecedora y hemos aprendido mucho del país», a la vez que también destacó el buen aprendizaje deportivo. Josep Pla, responsable deportivo del Club de Remo Tortosa, también estaba de acuerdo con esta apreciación. «Nuestros remeros són más técnicos, pero ellos tienen mas fuerza».

También destacó la magnífica adaptación de los remeros de Seattle a pesar de las diferencias existentes entre remar en el río Ebre con más corriente y mayor tranquilidad, y el lago Whashington, donde lo hacen habitualmente. Además, en Seattle suelen remar rodeados de barcos, donde hay un tráfico constante durante todo el día, en una ciudad que cuenta con 10 equipos de remo diferentes.

El técnico tortosino piensa que este intercambio puede resultar beneficioso para ambas partes: «Al margen del aspecto social, en lo deportivo también puede tener sus beneficios, pues los sitemas de entrenamiento son diferentes, y también nos sirve a los entrenadores para poder mejorar en algunos aspectos».

Intercambio deportivo-cultural

Al tratarse de un intercambio deportivo y cultural, el club tortosino ha combinado los entrenamientos con las actividades de ocio. Mientras dedicaron las mañanas a entrenar y remar, por las tardes se organizan otras actividades de ocio y los remeros de Seattle pudieron conocer a fondo la Festa del Renaixement, ir a la playa y visitar ciudades y poblaciones cercanas, como Peñíscola o Barcelona, o realizar excursiones como la de Mont Caro. Una de las normas del intercambio es que los deportistas de Seattle deben practicar el castellano, mientras que los tortosinos hablaban en inglés.

Mañana 15 de agosto nueve deportistas del Club de Remo Tortosa y Mar Turrell del RCN Tarragona, acompañados por el técnico Marc Franquet, viajarán hasta Seattle, donde seguramente se encontrarán con un clima bastante diferente, pues, como reconocía Alex Mann, «Seattle es muy frío y en invierno llueve mucho. Aquí siempre está soleado y hace mucho calor», sin contar con el diferente ritmo de vida, de una ciudad como la norteamericana, en el estado de Washington, situada en un istmo estrecho que separa un brazo del océano Pacífico conocido como Puget Sound.

Se encuentra a 155 kilómetros al sur de la frontera entre los Estados Unidos y Canadá, bautizada como la ciudad de la lluvia, y conocida también por sus espectaculares y frondosos bosques, que cuenta con una población en su núcleo urbano de mas de 600.000 habitants, mientras su área metropolitana ronda los 3,5 millones.

La inciativa está resultando muy positiva, y tendrá su continuidad en los próximos años, donde incluso se instaurará una competición con participación de los remeros de ambos clubes.

Temas

Comentarios

Lea También