Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El velatorio ilegal de Batea

El edificio que se construyó tras adjudicarse el servicio ocupa parte de un trazado de un vial y carece de una sala de práctica sanitarias para cadáveres

ACN

Whatsapp
El alcalde de Batea, Joaquim Paladella, en una imagen reciente. FOTO: ACN

El alcalde de Batea, Joaquim Paladella, en una imagen reciente. FOTO: ACN

El Ayuntamiento de Batea (Terra Alta) rescindirá el concurso de adjudicación del servicio funerario de la sala de velatorios municipal, que funciona entre pleitos desde el 2013.

El consistorio dará cumplimiento así a tres sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJCat) que anulan una parte del reglamento, el pliego de cláusulas de la concesión y el anteproyecto, así como el proyecto básico y ejecutivo de adecuación de la instalación.

El Ayuntamiento ha tenido que modificar las normas subsidiarias porque una parte del edificio donde está la sala está qualificada como "vial" y también ha tenido que adecuar una sala de prácticas sanitarias para los cadáveres, dado que es obligatoria y no la tenía. El consistorio indemnizará a la empresa que presta actualmente el servicio e incluirá el coste en un canon de la nueva adjudicación.

El reglamento de la sala de velatorios municipal de Batea, el pliego de cláusulas y la licencia de obras de adecuación fueron recorridas por la Funeraria Priorat-Ribera-Terra Alta y, en el caso del reglamento, también por Tanatorios y Servicios SA.

Según la primera de las sentencias, de septiembre de 2016, el reglamento general de prestación de los servicios funerarios de Batea aprobado el julio del 2013 quedó parcialmente anulado. Los magistrados del TSJCat invalidaron la regulación de las funciones para no disponer de una dependencia para prácticas sanitarias sobre cadáveres. El pliego de cláusulas para la licitación y el anteproyecto también quedaron anulados en otra sentencia dictada en julio de 2018. 

El año pasado, la empresa demandante presentó dos instancias en el Ayuntamiento de Batea para exigir el cierre del servicio, para identificar "la persona que ha permitido la continuidad de la actividad" desde la primera sentencia de 2016 y para "cuantificar los daños y perjuicios causados a terceros" por la totalidad de los servicios que se ha prestado desde la primera resolución del TSJCat. El 19 de diciembre pasado se envió al consistorio la petición de ejecución de sentencia.

Concurso revocado

El alcalde de Batea, Joaquim Paladella, ha explicado que el Ayuntamiento acatará las resoluciones, revocará el concurso de licitación del servicio funerario de la sala de velatorios -adjudicado a la Funeraria Mena- y lo volverá a convocar. La empresa será indemnizada y se incluirá el coste en un canon al nuevo concurso para evitar perjuicios económicos al consistorio. Paladella también ha apuntado que emitirá un decreto de alcaldía porque el servicio lo pueda seguir ofreciendo la empresa actual hasta la futura licitación.

El alcalde ha asegurado que ya han adecuado una dependencia sanitaria para cadáveres en la sala de velatorios y que se modificaron las normas subsidiarias para corregir la calificación de vial de parte del edificio donde está ubicada. La Comisión de Urbanismo de las Terres de l'Ebre dio el visto bueno el noviembre pasado. Paladella ha defendido que la afectación al municipio será "mínima" pero que obligará a poner en marcha de nuevo el proceso.

Temas

Comentarios

Lea También