Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Enagás tiene seis meses para tramitar el sellado del Castor

El Consejo de Ministros acuerda poner fin a la hibernación del almacén al no existir garantía de que pudiera seguir operando en condiciones de seguridad para las personas y el medioambiente

MARIBEL MILLAN LÓPEZ

Whatsapp
La plataforma marina del Castor, frente a las costas de Vinaròs y Alcanar.  FOTO: JOAN REVILLAS

La plataforma marina del Castor, frente a las costas de Vinaròs y Alcanar. FOTO: JOAN REVILLAS

El Consejo de Ministros acordó ayer poner fin a la hibernación y proceder al sellado definitivo de los pozos del almacén de gas Castor, como primera fase de su desmantelamiento. El acuerdo remarca que el proyecto «no es ni viable ni necesario» a la vista de los consumos actuales y futuros de gas natural en España. «Por tanto, mantener las instalaciones en la situación actual de hibernación sólo aplazaría la ejecución del abandono definitivo y prolongaría los costes de vigilancia y mantenimiento», señalan desde el Ministerio de Transición Ecológica.

Todas las labores de desmantelamiento se han encomendado a la empresa Enagás Transporte S.A.U., el gestor técnico del sistema gasista que actualmente ya estaba a cargo de la hibernación de las instalaciones.

En el plazo de seis meses Enagás deberá remitir al Ministerio de Transición Ecológica la documentación técnica necesaria para iniciar la tramitación del expediente de autorización de los trabajos de sellado y abandono definitivo de los pozos de almacenamiento. Será esta la primera de las fases de desmantelamiento definitivo de las instalaciones.

La decisión se ha tomado al no existir ninguna garantía de que el almacenamiento pudiera seguir operando en el futuro en condiciones de seguridad para las personas, los bienes y el medioambiente. A estas cuestiones se añade que no se considera una infraestructura necesaria para el funcionamiento del sistema gasista español, dados los consumos actuales de gas natural y los previsibles en el futuro. «Prolongar el periodo de hibernación sólo hubiera incrementado los costes de modo innecesario», remarcan desde el Gobierno.

Decisiones tras los seísmos

El Real Decreto-ley 13/2014, de 3 de octubre, acordó la hibernación del almacenamiento tras la crisis sísmica en la que se produjeron más de 500 terremotos en la zona, por la inyección de gas al subsuelo. También acordó una indemnización de 1.350 millones de euros para la empresa promotora ESCAL UGS (participada por ACS, de Florentino Pérez), después de renunciar al proyecto, que fue anulada por una resolución del Tribunal Constitucional.

El decreto asignó la administración de las instalaciones a Enagás y prescribió que, antes de tomar la decisión de poner fin a la hibernación, debían llevarse a cabo nuevos informes técnicos.

Enagás ejecutó la hibernación en condiciones de seguridad y encargó un estudio de geología estructural, sismología y geomecánica a profesionales del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y la Universidad de Harvard.

El estudio puso de manifiesto que, en caso de reanudarse las operaciones de almacenamiento, podrían producirse terremotos de magnitud significativamente mayor que los que motivaron la decisión de hibernar las instalaciones, un riesgo que convierte en inviable aprovecharlas en una nueva concesión de almacenamiento submarino.

Aquel decreto también puso como condición para dar por terminada la hibernación, que la decisión resultara coherente con la evolución de la demanda de gas natural en España.

En la actualidad, los 13 pozos del almacenamiento se encuentran sellados de manera temporal, desde el mes de abril de 2016, mediante dos tapones mecánicos colocados a diferentes profundidades. La vida útil de estos dispositivos, estimada entre dos y cuatro años, está a punto de completarse. Desde la fecha de su instalación, se realizan controles periódicos para certificar que las instalaciones están hibernadas de forma segura.

«La situación que ahora debemos resolver es que no haya costes de mantenimiento» y «que se cierre también por mayor seguridad», afirmó la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, tras el Consejo de Ministros.

Se da así un paso más para el desmantelamiento definitivo del almacén de gas Castor, tras años de despropósitos.

Temas

Comentarios

Lea También