Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Freginals, un año tras la tragedia

Familiares, vecinos, cuerpos de emergencia y autoridades conmemorarán el primer aniversario del accidente con la inauguración de un monolito al lado del kilómetro 333 de la AP-7

Maribel Millan

Whatsapp
El monolito de recuerdo a las víctimas consta de una piedra con un árbol de hierro forjado, con trece ramas , coronadas por sendas rosas.  Foto: Joan Revillas

El monolito de recuerdo a las víctimas consta de una piedra con un árbol de hierro forjado, con trece ramas , coronadas por sendas rosas. Foto: Joan Revillas

Un árbol de hierro forjado, con trece ramas y trece flores, se alza al lado de la autopista AP-7 en Freginals, a la altura del kilómetro 333. La madrugada de este lunes 20 de marzo se cumple un año del trágico accidente de autocar que, en este punto, segó la vida a 13 jóvenes estudiantes universitarias extrangeras de Erasmus que regresaban a Barcelona tras una larga jornada festiva en las fallas de Valencia. «Muchos vecinos de Freginals nos hemos acercado aquí durante este año para depositar flores y desde el Ayuntamiento queríamos hacer algo en el recuerdo de estas jóvenes que perdieron demasiado pronto la vida», comenta Josep Roncero, alcalde de este pequeño municipio del Montsià, de apenas 400 habitantes. «Desgraciadamente ahora todo el mundo nos conoce por esta tragedia», lamenta.

El monolito en recuerdo de las jóvenes, de piedra de Ulldecona y rodeados por trece cipreses, será inaugurado el próximo viernes 24 de marzo. En principio el acto estaba previsto para el mismo día 20, pero las familias de las víctimas, la mayoría italianas, pidieron poder posponerlo porque ese día serán recibidas por el Papa Francisco en una audiencia privada en el Vaticano. Así, el Ayuntamiento y la Generalitat aplazaron el acto para el viernes.

Está confirmada la presencia de al menos siete familias, cuatro italianas, una alemana, otra francesa y otra del Uzbequistán; a demás de cónsules de los diversos países de procedencia de las estudiantes fallecidas; diversos consellers de la Generalitat y representantes de los cuerpos de emergencia que participaron en el dispositivo de rescate de las víctimas, en uno de los peores accidentes de tráfico registrados nunca en Catalunya.

En Barcelona

Sí que tendrá lugar este lunes el acto convocado por la Universitat de Barcelona (UB), donde estudiaba la mayoría de las víctimas. Se celebrará en el jardín Ferran Soldevila del Edificio Histórico y estará presidido por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el rector de la UB, Joan Elias.

Allí se inaugurará otro monumento en recuerdo de las alumnas, donde se ha plantado una magnolia, un ejemplar de la misma especie que preside la plaza de los árboles en la población de Freginals, y trece bojes.

La obra se completará con una piedra conmemorativa procedente del monasterio de Montserrat y una inscripción en memoria de las estudiantes.

A demás del presidente de la Generalitat, asistirán al acto consejeros del Govern y la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, entre otros autoridades.También estará presente el alcalde de Freginals, quién todavía tienen muy presente la tragedia. «Recuerdo perfectamente cuando llegué al lugar y vi que las víctimas eran todas jóvenes. A veces la vida es muy injusta», afirma.

Causa judicial reabierta

Un año después, todavía están en marcha las diligencias judiciales previas para dilucidar las causas del accidente y las responsabilidades del conductor del autocar, que después del siniestro fue detenido por los Mossos por homicidios involuntarios. En noviembre el juzgado de Amposta archivó el caso sin llegar a interrogar al conductor, entendiendo que se trataba de un hecho accidental y que no habría responsabilidades penales, pero el nuevo juez revocó esa decisión y reabrió la causa.

El conductor declaró finalmente en Amposta el pasado 3 de febrero, después de haber sido aplazada la citación en diversas ocasiones por su delicado estado de salud.

Según explicó posteriormente su abogado, Sergi Atienza, el conductor afirmó ante el juez que el día del accidente se encontraba bien de salud y no estaba cansado. Así, aseguró no recordar muy bien cómo sucedió el siniestro pero sí que, en un momento dado, perdió el control del vehículo por la parte trasera.

Ahora se está pendiente de unas nuevas declaraciones de unas pasajeras del autobús que salvaron la vida y que podrían apuntar, por contra, a una somnolencia del conductor como causa del accidente.

La causa cuenta con numerosas acusaciones particulares personadas, correspondientes a las familias y otros afectados, como la pareja que viajaba en el coche contra el que cocó el autocar. «Confiamos que las diligencias previas finalizaran dentro de este año», afirma el abogado de la acompañante del vehículo, Joaquim Fibla.

Así, un año después, el juez todavía no ha autorizado el retorno del autocar a la empresa propietaria y este continúa estacionado, con unas lonas encima, en un desguace de Amposta. 

La tragedia también ha supuesto una revisión de las medidas de seguridad en los autocares. Se da la circunstancia que las víctimas mortales no llevaban puesto el cinturón de seguridad en el momento del siniestro.

Este lunes, los consellers de Interior, Jordi Jané, y Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, presentarán un conjunto de medidas que aplicará el Govern a partir de ahora para la mejora de la seguridad en el transporte de viajeros por carretera.

De momento no está prevista ninguna medida adicional en el punto de la autopista donde se produjo el accidente, más allá del radar por tramo que ya está en funcionamiento.

Pero desde el Consistorio de Freginals se insiste que el 333 es un punto negro donde se han producido diversos accidentes graves a lo largo de las años.

Temas

  • EBRE

Comentarios

Lea También