Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Frupinsa planta almendros en antiguas fincas de Cemex

La empresa dedicada al procesado de almendras y algarrobas compra  25 hectáreas de terrenos en Roquetes, la mayoría a la multinacional cementera

Maribel Millan

Whatsapp

Frupinsa, empresa con sede en Roquetes dedicada desde hace décadas al procesado y comercialización de almendras y algarrobas, amplía su actividad a la agricultura. La sociedad de la familia Borrás ha adquirido recientemente 25 hectáreas de terrenos en Roquetes, la mayoría de ellas a la empresa cementera Cemex. Unos terrenos de donde la multinacional había sacado graba para fabricar hormigón y que ahora serán reconvertidos por Frupinsa para  plantar sus propios almendros, unos 6.000 árboles, que prevé que estén en plena producción en tres años.

Serán plantaciones de regadío con nuevas variedades que florecen más tarde, para reducir el riesgo de heladas. La finca estará totalmente automatizada y la energía necesaria per al bombeo del agua se conseguirá con placas solares. La inversión global estimada es de 400.000 euros, con el objetivo de diversificar su actividad económica, centrada durante décadas en la planta descascaradora de almendras y troceadora de algarrobas.  

Según detalla al Diari el ingeniero industrial y miembro de la familia propietaria, Miquel Borrás, la empresa cuenta ya des de hace dos años con dos fincas experimentales de almendros y algarrobos, donde ponen en práctica y dan a conocer a los agricultores de la zona las últimas técnicas para mejor la rentabilidad de estos dos cultivos.   Ahora, ellos mismos se han decidido a ser productores a más gran escala. 
«La almendra está en un buen momento,  por el incremento de precios de los últimos años, pero creemos que la algarrobo, un cultivo muy tradicional de las Terres de l’Ebre, tiene también muchas posibilidades», explica Borrás al Diari. En este sentido, organizan jornadas de divulgación y junto con la entidad EIG (Empresas Innovadoras de la Garrofa) participarán en la Fira de l’Oli i la Garrofa de les Terres de l’Ebre que se celebra este fin de semana en Jesús. 

La empresa prevé invertir también 350.000 euros en la modernización de sus instalaciones de descascarillado, con equipos de última generación e identificación biométrica.  Además, Frupinsa dispone de una nave en el polígono Catalunya Sud de Tortosa, desde donde gestiona y comercializa las cáscaras de almendra como biomasa para calefacciones de particulares. 

El año 2017 la facturación de la empresa de Roquetes fue de 3,1 millones de euros, lo que supone un 7 por ciento más que en el ejercicio anterior. 

Temas

Comentarios

Lea También