Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Gallos de pelea en Amposta

La Guardia Civil denuncia a un vecino de Amposta por la tenencia de estas aves presuntamente utilizadas en peleas. Había ejemplares muertos

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: Guardia Civil

FOTO: Guardia Civil

El Seprona de la Guardia Civil de Tarragona, ha denunciado a un vecino de Amposta por tener en una finca privada a la intemperie, 15 jaulas individuales con gallos de pelea en su interior, sin cumplir su propietario con las diferentes medidas exigidas para la protección de los animales.

Los hechos se remontan a mediados del mes de junio, cuando una patrulla de Tortosa circulaba con las motocicletas por un camino rural próximo a Amposta. Los agentes del Seprona observaron como en el interior de un recinto privado con vallado perimetral, se encontraba a la interperie un asentamiento de jaulas individuales con gallo de pelea en su interior.

Los guardia civiles se detuvieron para inspeccionar dicho asentamiento, resultando infructuoso ya que el recinto se encontraba cerrado y no hubo posibilidad de localizar al responsable en el interior, observando desde el exterior como cada una de las jaulas disponía de un techado para crear sombra en su interior y un recipiente con comida y agua

Se gestiones al objeto de localizar al titular de la finca o al responsable del asentamiento de los animales. Las gestiones resultaron positivas a principio de esta semana cuando fue localizado el cuidador de los animales que accedió a acompañar a una patrulla del Seprona al objeto de inspeccionar la estancia.

Tras acceder al interior se comprobó como la mayoría de los gallos se encontraban en aparente buen estado físico, presentando la falta de cresta y barbilla por amputación (típico en los gallos utilizados en peleas) en dos jaulas. En la inspección fueron descubiertos los cadáveres de dos gallos que no habían sido retirados de ellas.

Tras solicitar la documentación exigida para la explotación de este tipo de animales, así como el control sanitario de los mismos, este manifestó no disponer de ningún tipo de documentación, por lo que se formuló una denuncia  al Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat, por incumplir las obligaciones exigidas para la protección de los animales, quedando los gallos en poder de su cuidador a disposición de la autoridad competente.

Temas

Comentarios

Lea También