Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Grand Tour, el arte de caminar entre los parajes de las Terres de l'Ebre

El recorrido, con científicos y artistas, atraviesa en su quinta edición lugares emblemáticos del Delta, el Massís dels Ports y la Terra Alta antes de dirigirse al Priorat oeste, el Segrià, Torrebesses y Lleida

Gloria Aznar

Whatsapp
Los participantes, con el artista Miquel Àngel Marin ‘plantando’ los carteles con los nombres de los canales, como eran antes. Foto: Clara Gari

Los participantes, con el artista Miquel Àngel Marin ‘plantando’ los carteles con los nombres de los canales, como eran antes. Foto: Clara Gari

Acercarse a la naturaleza desde múltiples puntos de vista, más allá del paisaje que se pueda contemplar o del camino que se recorre entre ríos y montañas. Hacerlo desde la ciencia o el arte pero, sobre todo, desde el respeto y el ánimo de comprender, desde la experiencia de compartir. Estos son algunos de los propósitos del Grand Tour, que este año camina desde la Ampolla a Torrebesses y Lleida.

Y lo hace con científicos, escultores, pintores y actrices, entre otras disciplinas. La quinta edición del Grand Tour arrancó el pasado día 14 del Delta de l’Ebre y durante cuatro días los viajeros saborearon un trocito de la naturaleza del territorio, de sus animales y sus plantas, pero al mismo tiempo también se acercaron a sus problemas o a lo que rompe el escenario bucólico, como la central nuclear de Ascó.

«Cada planta tiene su propia personalidad, también es fuente de remedios. Estos días ponemos lavanda salvaje en el agua y así aprovechamos lo bueno, el gusto, pero también la energía que transmite», explica Sandrine de Borman.

Los viajeros en los Ports, cerca del Mont Caro. FOTO: Nathalie Gautier

Esta artista belga elabora durante el trayecto un diario botánico en el que estampa la huella de alguna de la flora que vive en el camino. A través del arte ancestral del tataki-zomé, Sandrine elabora obras en forma de bellas piezas decoradas con la estructura de las plantas a través de sus jugos naturales internos. Transfiere de esta forma a la tela, sea esta algodón o seda o al pergamino la esencia del viaje compartido. El Grand Tour es nuevo para Sandrine, pero no su formato. «Acostumbro a hacer diario botánico de caminos, acompañada de otras personas que me describen las plantas que crecen cerca de su hogar. Son diarios personales en conexión con el entorno vegetal».

El viaje arranca en la Ampolla, en el Delta, pasa por el Massís dels Ports y la Terra Alta

Los primeros días de recorrido los participantes intervinieron en el proyecto El nom escrit no és el nom dit, coordinado e ideado por el artista Miquel Àngel Marin, músico y poeta, y realizado conjuntamente con los alumnos del institut de Deltebre y la Comunitat de Regants de l’Esquerra de l’Ebre.

«Son carteles de los canales con los nombres tal y como se conocían antes entre los habitantes», explica Clara Gari, una de las organizadoras de la ruta.

En la Casa de la Fusta, el geógrafo Sergi Saladié junto con el artista británico Simon Faithful aportaron su particular mirada al fenómeno de la regresión del río a partir de todas las vertientes, desde la humana y más poética hasta la turística o ecológica. 

La artista Imma Pla examina una planta durante el recorrido, con la lupa de Sandrine de Borman. FOTO: Clara Gari

Paraje natural dels Ports
Tras el Delta, el viaje se dirigió hacia Tortosa, en barca desde Amposta. Un paseo creativo fue la propuesta para recorrer la capital del Baix Ebre para coger fuerzas necesarias en el paraje natural dels Ports. Con sus acantilados, pozas y torrentes, cabras salvajes y senderos escondidos, con Maria Pons y Daniel Sàez, quienes trabajan entre la palabra y la imagen, la música y el objeto.

Los participantes intervienen en el proyecto ‘El nom escrit no és el nom dit’, que recuerda el nombre que se les daba antes a los canales y que no concuerda con el actual.

Así como con la actriz Noemí Delgado Noé, quien compartió con los caminantes su trabajo Walden, la vida en los bosques, «una adaptación libre de textos de Henry David Thoreau, el precursor del naturalismo».

La actuación de Noemí «una intervención de una pieza de teatro, de dramaturgia», tuvo lugar en la Terra Alta, en Bot. Ante el cariz actual del estado del medio ambiente y el devenir futuro del planeta, Noemí defiende que la «transformación se inicia en uno mismo. El hecho está en la acción de cada uno, en los hábitos cotidianos. Los cambios deben suceder primero a nivel individual para que tengan una repercusión en la sociedad».

¿Por qué Thoreau? «Porque fue de los pioneros en defender que el hombre tiene que estar en relación con la naturaleza y no civilizado», responde y llevar la pieza a la naturaleza fue el propósito desde su creación. 

Noemí forma parte del Grand Tour por primera vez, una iniciativa que, como manifiesta, «me interesa mucho porque tenía ganas de actuar en un lugar que no fuera una sala. Llevar el arte al entorno natural es muy lógico, muy básico». La artista Eva Marichalar-Freixa o el cantautor vasco Patxi Maritxalar, entre otros, también participan en la ruta. 

Grand Tour es un viaje coordinado por el Centre de Creació Contemporània Nau Côclea de Camallera. En las Terres de l’Ebre cuenta con el apoyo del Centre d’Art Lo Pati de Amposta, del Parc Natural del Delta de l’Ebre y de la Comunitat de Regants de l’Esquerra de l’Ebre. 

Temas

Comentarios

Lea También