Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Inventan una mascarilla sin gomas y autoadhesiva

El roquetense Robert Guinart patenta una mascarilla que evita las rojeces tras largas jornadas de trabajo y que ofrece mucha más comodidad y seguridad a la hora de ir a la peluquería

MARINA PALLÁS CATURLA

Whatsapp
La mascarilla es realmente práctica en el momento del tratado del cabello. FOTO: JOAN REVILLAS

La mascarilla es realmente práctica en el momento del tratado del cabello. FOTO: JOAN REVILLAS

«Justo cuando empezó el estado de alarma por la pandemia tenía que acudir a la peluquería y ya no pude ir. La idea se me ocurrió enseguida, la verdad». A Robert Guinart, natural de Roquetes, socio y empresario de telecomunicaciones con la empresa e-Ports y emprendedor, se le encendió la bombilla: crear una mascarilla sin gomas, autoadhesiva, mucho más cómoda y que permitiese, por ejemplo, acudir a la peluquería sin que las gomas molestaran de por medio.

Guinart ha patentado la idea en el registro del Modelo de Utilidad, y ha informado sobre la iniciativa al Ministerio de Sanidad y al Departament de Salut de la Generalitat. Ahora, promueve su proyecto y espera que se pueda comercializar si alguna empresa especializada se interesa.

Los actuales sistemas de fijación de las mascarillas son impedimento para el trabajo especialmente del profesional de la peluquería, ya que los sistemas de gomas elásticas, que se apoyan o sujetan sobre el perímetro craneal y el cuero cabelludo, impiden el corte adecuado, lavado o tinte del cabello. Así ocurre también con las mascarillas de gomas elásticas apoyadas en la parte anterior de los pabellones auriculares de las orejas.

Como explica Guinart al Diari, con la utilización de las actuales mascarillas, en uno u otro momento es necesario liberar al usuario de su protección, cuando el profesional de la peluquería necesita manipular o cortar los cabellos en las áreas de fijación de las gomas elásticas, especialmente a la hora de trabajar las llamadas «patillas». Eso hace que usuario o profesional puedan verse más desprotegidos frente al virus de la Covid-19.

«He hecho una búsqueda en el registro de patentes de muchos países, y no tengo constancia de que este tipo de mascarillas existan. Es una idea sencilla, y la diferencia es muy grande. Son muy, muy cómodas», detalla el emprendedor. «Con la mascarilla autoadhesiva, la cadena de aislamiento respiratorio individual no tiene por qué romperse. No tienes por qué quitarte la mascarilla y, por lo tanto, tenemos más seguridad en todo momento».

Robert Guinart sosteniendo dos tipos de mascarillas sin gomas. FOTO: JOAN REVILLAS

Más allá del uso en las peluquerías y centros de estética, la mascarilla también es especialmente práctica para todo tipo de trabajadores que, con el paso de las horas, acaban con rojeces al final de la jornada por culpa de las gomas, sobre todo en las orejas. Además, este tipo de mascarilla también puede ser especialmente beneficiosa para personas con problemas de psoriasis o piel atópica. Justamente detrás de las orejas o en el cuero cabelludo la piel es muy sensible.

Guinart ha usado un adhesivo común para su prototipo y ya con eso la mascarilla queda fijada y no cae del rostro. «Pero también hay muchos tipos de adhesivo; lo propio sería que estuviera testado dermatológicamente y que fuera removible, de forma que te la pudieses quitar y poner en distintas ocasiones», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También