Investigan a un vecino de l'Ampolla por maltrato animal

Varios perros de caza se encontraban en muy mal estado dentro en una finca particular. Alguno de los animales necesitó asistencia veterinaria urgente

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de uno de los animales rescatados en la finca de l'Ampolla. Cedida

Imagen de uno de los animales rescatados en la finca de l'Ampolla. Cedida

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Tortosa, han tomado declaración como investigado a un vecino de l’Ampolla, como autor de varios delitos de maltrato animal, al haber desatendido los animales de su propiedad, llegando incluso a necesitar atención veterinaria urgente.

Los hechos se remontan a los primeros días de agosto cuando se inicia una investigación que comenzó cuando agentes de Tarragona, a través de un particular, tuvieron conocimiento de las malas condiciones en las que se encontraban varios perros de caza en una finca particular del término municipal de l’Ampolla.

Una vez localizada la finca se descubrió una instalación, que albergaba siete cánidos atados mediante cadenas, que no cumplía los niveles mínimos exigidos para el bienestar de los animales, con alimentación insuficiente inadecuada, escasez de agua, sucia y con insectos, careciendo asimismo de elementos de protección ante inclemencias meteorológicas.

Los animales no figuraban registrados en ninguna base, su estado general era malo, con muchos parásitos y algunos con heridas en el cuerpo.

Tras ser localizado el propietario y mantener una entrevista, se le informo sobre la situación de los animales ofreciéndole la posibilidad de cesión de los mismos a alguna protectora para procurarles acogida o adopción, negándose rotundamente, comprometiéndose a subsanar las deficiencias que presentaban tanto los animales como las instalaciones que los acogía.

Los agentes dejaron pasar un tiempo prudencial al propietario, en el que mientras tanto, realizaron una vigilancia exhaustiva de la situación de los animales, y tras comprobar en una nueva inspección que la situación continuaba en el mismo estado, se le comunicó, que en caso de no ocuparse de las necesidades de los animales se le podría imputar un delito de maltrato animal.

Finalmente a finales de agosto, tras comprobar que no se había realizado ningún tipo de cura o cuidado a los mismos se procedió a la toma de declaración, en calidad de investigado del dueño de los canes por un presunto delito de maltrato animal, quedando éstos en las instalaciones de la entidad colaboradora SERPROANIMAL a disposición de la autoridad judicial.

Temas

Comentarios

Lea También