Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Investigan la ablación de clítoris de una niña de 2 años de Tortosa

La pequeña vive desde hace una semana con una familia de acogida de urgencia después de quitarle la tutela a los padres

Diari de Tarragona

Whatsapp

El juzgado número 5 de Tortosa investiga un caso de mutilación genital femenina sufrido por una niña de dos años residente en la misma ciudad. Hace una semana, la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescencia (DGAIA), siguiendo el protocolo establecido para estos casos y a instancia de Fiscalía, suspendió de sus funciones tutelares a los padres, una pareja originaria de Gambia que lleva viviendo nueve meses en territorio estatal.

La Generalitat asumió la custodia de la niña después de verificar que había sido víctima de ablación del clítoris y, desde entonces, está viviendo con una familia de acogida de emergencia. El protocolo se activó a raíz de una visita al pediatra por las molestias derivadas de una posible infección de orina –que podría estar relacionada con la mutilación-. Una revisión en profundidad efectuada en el Hospital Virgen de la Cinta confirmó la ablación. Los padres explicaron que la mutilación genital lo habría practicado la abuela de la niña pocos días después de su nacimiento al mismo país africano.

Las primeras valoraciones efectuadas por la DGAIA apuntan que, más allá de las secuelas producidas por la mutilación genital, la situación general de salud de la niña es buena. Tampoco presentaba signos de malnutrición o maltrato. En cualquier caso, los dictámenes en profundidad por parte de los técnicos tendrán que determinar el alcance de la afectación y sus consecuencias, tanto físicas como psicológicas. Después de la revisión hospitalaria que confirmó la mutilación, la niña fue trasladada a las dependencias judiciales. Fiscalía la recomendó y, desde allí, directamente en la casa de la familia de acogida, sin necesidad de internamiento en un centro de forma temporal. 

Después de que Fiscalía abriera diligencias de investigación el pasado 18 de mayo, la denuncia y el atestado policial entraron finalmente en el juzgado número 5 de Tortosa este pasado martes. De momento, los padres no figuran como investigados en la causa. Antes de establecerse en Tortosa, la familia había vivido en Murcia, donde llegaron hace nueve meses desde su país de origen. Los dos negaron haber practicado la ablación del clítoris, una práctica que no entenderían como propia de su cultura y no punible. Aún así, atribuyeron los hechos a la abuela de la niña, que lo habría efectuado pocos días después de su nacimiento en Gambia –zona de la África occidental subsahariana donde esta 'tradición' se mantiene. 

Fuentes próximas a la investigación han apuntado que la mutilación genital femenina es un delito que se puede perseguir penalmente en el Estado español aunque se haya cometido fuera del territorio estatal. Esto es así desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 3/2005 del Poder Judicial, que cambió los criterios de competencia territorial de los jueces españoles y que los permite perseguir la práctica cuando se haya producido en el extranjero, siempre que los responsables se encuentren en el Estado español. El artículo 149 del Código Penal castiga con penas de seis a doce años de prisión la mutilación genital, además de inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad en el caso de menores, entre cuatro y diez años.

Temas

Comentarios

Lea También