Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La N-340 se libra de camiones entre elogios de automovilistas y críticas de transportistas

Los Mossos informaron ayer a centenares de camioneros que incumplían la prohibición de paso por las carreteras nacionales, aunque de momento no les sancionaron 

M. Pallás / J.M. Baselga / A. Tudó

Whatsapp
El tráfico pesado se desplazó a la autopista.  FOTO: Pere Ferré

El tráfico pesado se desplazó a la autopista. FOTO: Pere Ferré

El desvío obligatorio de camiones hacia la AP-7 y la AP-2 vació ayer de vehículos pesados los tramos del Ebre y del Penedès de la N-340 en el primer día laborable de implantación de la medida. Sin embargo, los Mossos informaban a cientos de camioneros que incumplían la prohibición de paso, mayoritariamente por desconocimiento. Los transportistas recibían con resignación la medida y se quejaban de que pasar por la autopista les supondrá un importante sobrecoste. 

Con la entrada en vigor de la medida, la N-340 ofrecía un aspecto insólito, casi sin camiones en una vía históricamente saturada. Por contra, era la autopista la que iba más cargada de camiones que nunca. Unos de los más beneficiados eran los vecinos de L’Arboç, que respiraban algo más tranquilos, pues ayer ya veían menos camiones de gran tonelaje a pocos metros de sus casas. Todavía circulaban algunos, pero muchos menos de lo que era habitual.

En el bar La Giralda, un histórico a pie de la travesía en L’Arboç, valoraban la eliminación de centenares de camiones a diario por la carretera. «Se va a estar más tranquilo», explicaba la propietaria. Desde La Giralda han visto atropellos y peligro. Habrá menos ruidos y menos humos, decían.

Los vecinos valoran la restricción de camiones, pero señalan  que todavía son miles los coches que pasan por el centro del pueblo. La necesidad para el municipio es desdoblar la carretera para sacarla del centro urbano o que todos los vehículos de paso puedan ir por la autopista. Porque en el Baix Penedès la problemática de la N-340 no sólo es por los camiones. La proximidad de Barcelona con visitantes que acuden a las playas de El Vendrell, Calafell y Cunit hace que la carretera esté saturada, y así seguirá por muchos camiones que se saquen.

Despistados en el Ebre

Fueron muchos ayer los transportistas despistados que desconocían la medida del desvío obligatorio de camiones hacia la AP-7. Ayer fue la prueba de fuego, el primer día laborable desde la implantación de la medida. Así, desde las nueve de la mañana se estableció un punto de Mossos d’Esquadra, a la altura de Amposta, para informar a los transportistas de la nueva ley. Los agentes desviaban y hacían parar unos segundos a los conductores de camiones, que a menudo desconocían por completo la medida y se tomaban la noticia con resignación. «Para nosotros, bien, pero para los jefes, mal», decían. Aunque el descenso de la intensidad de tráfico pesado y la fluidez de la N-340 ya se notaron desde buena mañana, los Mossos llegaron a contar varios centenares de camiones por la vía. De momento solo informarán y no se les imponen las sanciones de 500 euros. 

La otra cara de la moneda es la de los conductores de turismos, que ven ahora la carretera N-340 como una vía más segura. Cabe recordar que entre el 2010 y el 2016 murieron en la carretera entre L’Ametlla de Mar y Alcanar 48 personas. Laia Ferré, de L’Ampolla, usa cada día un pequeño tramo de la nacional para ir a Tortosa a trabajar. «Me alegré cuando escuché la noticia, la verdad. Cada vez que había un accidente en esta carretera, yo recordaba que la tomo cada día sí o sí para ir a trabajar. Y me daba miedo. Ahora me sentiré más segura».

Peligro: mayor velocidad

En el caso del tramo de l-N240 de les Borges Blanques y Montblanc los vehículos deberán circular obligatoriamente por l’AP-2. Esta medida no ha gustado mucho a los camioneros. «Debería ser gratis si no tenemos otra alternativa», manifestaba Josep M., un camionero que usa la vía habitualmente. 

Y es que este tramo de les Borges y Lleida –máximo se puede circular a 90km/h– siempre hay muchos accidentes. «Ahora, sin camiones, algunos corren más y seguramente incrementaremos el número de accidentes. Esperemos que no ocurra, pero hoy (por ayer) he visto a algunos vehículos correr más de lo normal», asegura Roger, un vecino de les Borges Blanques que iba con su coche a trabajar. 

Temas

Comentarios

Lea También