Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La PDE recurrirá ante el TS y la CE el nuevo plan de la cuenca del Ebro

Una vez que el Consejo de Ministros apruebe definitivamente el plan, la PDE pondrá en marcha de nuevo la maquinaria jurídica y la lucha social para tratar de tumbarlo

EFE

Whatsapp
FOTO: JOAN REVILLAS

FOTO: JOAN REVILLAS

La Plataforma en Defensa del Ebro (PDE) recurrirá ante el Tribunal Supremo (TS) y denunciará a la Comisión Europea (CE) el nuevo plan de la cuenca del Ebro, que el Gobierno tiene previsto aprobar hoy en el Consejo de Ministros, ha señalado a Efe su portavoz, Susanna Abella.

El nuevo plan, que se aprueba "sin modificaciones sustanciales", según denuncia la PDE, contempla una previsión de agua para abastecer 465.000 hectáreas más de regadío en el período 2016-2021, que se añadirán a las 950.000 previstas en el anterior plan y la construcción de 56 nuevos embalses, además de un caudal ecológico "inexistente" para el tramo final del río.

"Es un plan que nace muerto, exactamente igual que el anterior. Nosotros seguiremos en las mismas denuncias, creemos que tenemos la misma base que tuvimos en el anterior plan, en el que nos dio la razón la Comisión Europea porque creemos que el Estado no ha cambiado absolutamente nada significativo y sustancial del plan", ha afirmado la portavoz de la plataforma, Susanna Abella.

Una vez que el Consejo de Ministros apruebe definitivamente el plan, la PDE pondrá en marcha de nuevo la maquinaria jurídica y la lucha social para tratar de tumbarlo.

Como ya hizo en el anterior Plan de Cuenca 2009-2015, la Plataforma ha anunciado que también lo recurrirá al Tribunal Supremo y asimismo lo denunciará a la Comisión Europea en forma de queja.

Los antitrasvasistas confían en que la UE, bien por iniciativa propia, bien como consecuencia de las quejas, termine actuando: "desde Europa siempre nos han reafirmado que hay suficiente base jurídica para llevar adelante nuestras quejas y que se veían reforzados para exigir cambios al Estado".

Una vez aprobado, el Gobierno tendrá que remitir toda la información a Bruselas y, a partir de entonces, la Comisión Europea lo evaluará.

"Si la UE es coherente con lo que ha hecho en los últimos años, debería sancionar al Estado", ha remarcado Abella, para quien "la sanción podría ser en forma de multa, es decir, económica, que supone unos trámites jurídicos bastante complejos, o bien puede ser lo que ha hecho en los últimos tiempos, que sería condicionar las ayudas europeas a que las cosas se hagan bien hechas".

Ante la aprobación del nuevo plan, la Plataforma en Defensa del Ebro ya ha convocado para hoy mismo, a las 19:30 horas en la plaza del Carrilet de Tortosa, la primera concentración de protesta, pues el movimiento social contra el trasvase del Ebro prepara una gran manifestación, como la que se vivió entre Sant Jaume d'Enveja y Deltebre el 30 de marzo de 2014.

"Así como en el anterior plan sabíamos que tenía una fecha de caducidad corta porque tenía que presentarse el actual, este plan tiene el agravio de que debe durar 6 años, al menos hasta el 2021", ha alertado la portavoz de la PDE.

"Es un plan que será definitivo, que va en contra de los intereses de las Tierras del Ebro. Es la muerte del Delta porque no hay caudales ecológicos y sigue proyectando un montón de embalses que la UE ya ha dicho que no tienen sentido, y deja abierta la puerta a poner sobre la mesa de nuevo propuestas de trasvase en forma de intercambios de agua", ha sentenciado Abella.

Temas

  • EBRE

Comentarios

Lea También