La fe sin barreras de un párroco de Deltebre

Reportaje. El cura Joan Guerola coloca fotografías de sus feligreses en toda la iglesia, cuelga las misas en las redes sociales y procesiona subido en una camioneta

MARINA PALLÁS CATURLA

Whatsapp
El cura ha impreso un centenar de fotografías que le han hecho llegar los feligreses y las ha colocado en los bancos y en un mural. FOTO: Joan Revillas

El cura ha impreso un centenar de fotografías que le han hecho llegar los feligreses y las ha colocado en los bancos y en un mural. FOTO: Joan Revillas

Dicen que la fe mueve montañas, y en el caso de la parroquia de Sant Miquel de la Cava, en Deltebre, la fe y la voluntad de su párroco y de sus feligreses sí han superado las adversidades de estos días de confinamiento. El padre Joan Guerola ha llenado todos los bancos de la iglesia con un centenar de fotografías de sus feligreses y de muchos deltebrenses que se las han hecho llegar. De esta forma, el cura se siente mucho más acompañado a la hora de celebrar las misas y los tiene mucho más presentes en sus oraciones.

«Vi a través de las redes sociales, especialmente en Italia, donde un sacerdote pedía fotografías de los feligreses, ahora que nos toca hacer las misas a puerta cerrada. Pensé que era una buena manera de celebrar las misas, para que las fotografías te ayudan a recordarlos y tenerlos presentes en las pregarias», explica el padre Joan Guerola al Diari.

Los deltebrenses respondieron muy bien a la llamada, ya que el cura participa mucho en las redes sociales como Facebook y también con el Whatsapp. «Han llegado un centenar de fotografías y continúan llegando y aumentando cada día. Las personas están más sensibles estos días y se han ofrecido mucho a colaborar».

Ahora, cuando el padre Guerola reza y celebra las misas tiene delante caras conocidas. Y otras que no tanto. «Además de los feligreses habituales, también han llegado fotos de personas que no suelen venir a misa y eso está muy bien, ya que puede ser una oportunidad para venir a buscar la fotografía una vez todo esto termine y así nos conozcamos», dice.

Estos días tampoco son fáciles para el sacerdote, ya que no tiene la acogida directa de las personas que se acercan a la iglesia. A pesar de ello, el cura es muy activo a través del canal de Youtube y del Facebook de la parroquia, donde comparte las misas. «También grabo la catequesis para los niños y todas las celebraciones de la Semana Santa, para que la gente lo pueda ver. Para un cristiano, estos días son los más importantes del año, es la muerte y resurrección de Nuestro Señor». Por ello, el cura se dota de un trípode y un pedestal para grabarse. «Estos días siempre le pido al Señor que nos conceda salud... Y también el Wifi para poder llegar a la gente».

El pasado Jueves Santo el cura procesionó con una camioneta para orar por el Santísimo por las calles de Deltebre. FOTO: Twitter

Guerola intenta igualmente estos días confesar, llevar la comunión o visitar enfermos, ya que el decreto de Estado de Alarma lo permite. «También por suerte en la Cava muchas casas tienen terraza. Me pongo mascarilla y paso a saludar desde fuera para saber cómo están».

El pasado Jueves Santo, el cura procesionó por las calles de Deltebre subido a una camioneta con una imagen del Santísimo, para que los devotos también lo pudieran seguir y sentirse un poco más acogidos esta Semana Santa de confinamiento. Las imágenes del párroco desfilando por la Cava y predicando la palabra del Señor causaron cierta sensación en las redes sociales.

Temas

Comentarios

Lea También