Más de Ebre

«La gratitud que recibes de las personas que ayudas... Eso, eso no tiene precio»

Voluntarios venidos de toda Catalunya acuden a Alcanar y les Cases para ayudar a limpiar

MARINA PALLÁS / AGENCIAS

Whatsapp
Carlos Pelaes, uno de los múltiples voluntarios de Protección Civil que acudió sin pensarlo dos veces a ayudar. FOTO: CEDIDA

Carlos Pelaes, uno de los múltiples voluntarios de Protección Civil que acudió sin pensarlo dos veces a ayudar. FOTO: CEDIDA

Voluntarios de toda Cataluña han acudido a la zona afectada por las inundaciones que el miércoles golpearon la costa del Montsià con el objetivo de ayudar a limpiar los efectos del destrozo. Se han desplazado a la zona hasta 150 particulares, además de voluntarios de Protección Civil, policías locales y empresas privadas que no han cobrado ningún coste por sus servicios. Las calles de Alcanar y les Cases d’Alcanar todavía están llenas de barro. Hay trabajo para días y faltan muchas manos.

Venidos desde Tarragona, Reus, Torredembarra, Lleida, l’Ametlla de Mar, el Perelló... La sociedad civil ha vuelto a dar un ejemplo de solidaridad con los vecinos afectados por las lluvias torrenciales. Uno de los voluntarios que no se lo pensó dos veces y acudió inmediatamente a la llamada fue Carlos Pelaes, vecino de 41 años de Lleida y voluntario de Protección Civil de Torredembarra, donde vive desde hace cuatro años. «Me llamó el responsable y dejé lo que estaba haciendo para ponerme el uniforme y acudir a ayudar inmediatamente», relata al Diari.

Junto con otros compañeros, se pasaron ocho horas al pie del cañón para limpiar de barro las casas de los vecinos. «Ayudamos allí donde veíamos que había más trabajo. Dejamos los muebles de las casas que se tenían que tirar en los camiones, trasladamos un vecino del pabellón hasta su casa...», explica. «Yo no había visto nada igual y ha sido un día adrenalítico total. Aunque cambia mucho verlo por la tele que por tus propios ojos, es muy duro. Pero la recompensa es la gratitud que recibes de las personas a las que ayudas... Eso, eso no tiene precio».

Otro voluntario venido de Ulldecona, pueblo vecino y también damnificado por las inundaciones, era Josep Bordes, de 43 años. «Vi por las redes sociales que el Ayuntamiento organizaba grupos de voluntarios y me apunté, como mucha otra gente», expresa.

Una vez organizados, los voluntarios se dividieron en grupos parar ir a Les Cases y para ir a Alcanar. Unos fueron a la escuela, ya que comienza de aquí a muy poco y hay mucho trabajo para limpiar los espacios y los materiales. «También hemos limpiado en el exterior, en la calle. Había mucha tierra y vegetación y hemos ido haciendo montones para que luego se recogiera con la máquina». Los voluntarios también han ayudado en el Centre Cívic de Alcanar, así como de las calles más afectadas por el temporal. «Creo que la gente del territorio nos tenemos que ayudar. Hacen falta muchas manos», valora Bordes.

Josep Bordes, arriba a la izquierda, con el grupo que se formó ayer de voluntarios para limpiar en las escuelas de Alcanar. Cedida

El mismo alcalde de l’Ametlla de Mar, Jordi Gaseni, retiraba el barro de las calles con una pala: «hemos traido una limpiadora a presión. Queríamos poner nuestro granito de arena y entre municipios nos tenemos que ayudar».

El alcalde de Alcanar, Joan Roig, agradeció todas las muestras de solidaridad. «Esta solidaridad no la olvidaremos nunca», declaró. También explicó que actualmente nueve vecinos que habitaban en dos casas que tienen daños estructurales por el agua siguen realojadas en hoteles.

Por todo ello las Cámaras de Comercio de Catalunya solicitan que se declare zona catastrófica los municipios afectados por las inundaciones y piden celeridad a la hora de prestar ayudas a los damnificados.

Limpieza del mar

Ayer la embarcación Pelícano 1003 del Port de Tarragona salió con destino a Alcanar para ayudar también en las tareas de limpieza y recuperación ambiental. El barco estará muy cerca de la cementera CEMEX hasta finalizar las tareas de limpieza ya que, a estas alturas, los equipos profesionales saben lo que hay en la superficie pero no tienen información sobre el estado en que se encuentra el fondo marino. La embarcación permanecerá en Alcanar hasta que las tareas de limpieza se den por cumplidas totalmente. El barco lleva como tripulación además personal de Ecolmare, empresa de servicios especializada en la limpieza de las aguas portuarias, litorales y continentales.

Así pues, una vez ya operativas las principales infraestructuras de transportes y comunicaciones, los pescadores de les Cases podrían volver al trabajo este lunes, una vez Ports también haya completado la limpieza de las aguas interiores del recinto portuario, que recibieron una gran cantidad de barro, residuos y objetos, incluso vehículos.

La situación en Ulldecona

Las empresas del polígono Valldepins de Ulldecona se esfuerzan también por volver a la normalidad lo antes posible. Por eso los empleados del complejo trabajan a contrarreloj para retirar todo el agua y el barro que ha entrado en las naves industriales tras la tromba de agua. En algunos casos, el agua llegó a cubrir entre 15 y 40 centímetros en almacenes y despachos. La entrada principal del polígono se cortó al tráfico y se habilitaron entradas secundarias para que los trabajadores pudieran llegar a sus lugares de trabajo. Algunas compañías, como Maverick, pusieron incluso a disposición de la plantilla un autobús para que pudieran llegar a las instalaciones.

En Ulldecona también hay graves afectaciones en la estación depuradora de aguas residuales por la inundación de la Foia.

Temas

Comentarios

Lea También